Gales, la apuesta de Bale en su primera Eurocopa

Gareth Bale

La selección de Gales se encomienda al potencial de Gareth Bale, uno de los mejores jugadores del mundo, para escribir con mayúsculas la historia de su primera Eurocopa.

 

FICHA TÉCNICA.

-Participaciones en Eurocopas: Una (2016).

-Palmarés: Ninguno.

-Cómo se clasificó: Segunda del Grupo B.

Tras el Mundial de Suecia de 1958, la nación de Reino Unido disputará su segundo torneo, con el morbo añadido de comenzar en un Grupo B en el que se medirá con su vecino Inglaterra, además de Rusia y Eslovaquia. El ya éxito que supone estar en la fase final de una cita continental lleva la firma de Bale.

El madridista ha logrado unir su nombre a los de John Charles, Ian Rush, Neville Southall y Ryan Giggs, los más importantes en lo futbolístico del país al oeste de la isla de Gran Bretaña durante el siglo XX, con el último, extremo y zurdo como el de Cardiff, como el máximo exponente por encima del máximo goleador, Rush (28), o del más veces internacional, el meta Southall.

El extremo, que ha tenido incluso problemas por ello con el Real Madrid, es fiel a la llamada de Gales y, además, está aportando su mejor versión. De sus 19 goles en 54 partidos, cifras superiores a las de Giggs (12 en 64), siete (y dos asistencias) fueron para llevar a su país por primera vez a la Eurocopa, números y datos que le convierten en un rey de Gales con mucho recorrido.

Curiosamente con su única derrota en 10 jornadas, ante Bosnia el pasado mes de octubre, los 'dragones' sellaron su histórico billete europeo. El conjunto de Chris Coleman quedó finalmente segunda del Grupo B que lideró una Bélgica favorita con sólo dos puntos de renta y que no fue capaz de ganar (empate y derrota) a los galeses.

Bien es cierto que, en la actualidad, Gales disfruta de un gran equipo, algo que no acompañó en exceso a su otro mito más reciente, Ryan Giggs, el jugador más condecorado del fútbol inglés que no acertó a catapultar a su selección, siempre bajo la sombra que comparaba su rendimiento en el United y con su país.

Así, el seleccionador Chris Coleman, que se hizo cargo del equipo en 2012 tras la impactante muerte de Gary Speed, lleva a Francia un equipo compacto, bien organizado y competitivo, que rodea al jugador del Real Madrid, con libertad de movimientos.

Gales cuenta ahora con un equipo mejor equilibrado. Ashley Williams y Neil Taylor ofrecen seguridad defensiva, con un portero, Wayne Hennesey, que sólo encajó cuatro goles en la fase de clasificación. Además, Joe Allen y Aaron Ramsey le dan cordura y calidad al centro del campo.

Coleman, que hace unas semanas renovó su contrato hasta 2018, cumplió el sueño del malogrado Speed y de todo un país. Ahora, con Bale a la cabeza y un equipo competitivo, busca la sorpresa en su puesta de largo en el Viejo Continente, aunque su preparación ha sido bastante discreta.

BALE, EL 'EXPRESO'

Gareth Bale es el auténtico dragón de Gales. El delantero del Real Madrid disfruta del mejor momento de su carrera, con la reciente conquista de la Liga de Campeones en Milán. Su segunda 'Orejona' en tres años y después de una temporada en la que finalmente asentó su figura en el club blanco.

Perseguido por las cifras del traspaso más caro del mundo del fútbol, los contratiempos físicos, la dificultad de encajar, todo quedó atrás para un Bale que tiró del carro del Madrid en el tramo final de este curso. A pesar de no lograr la liga, Bale afinó su puntería para suplir con goles la baja de Cristiano.

El jugador blanco ha dado un paso al frente por su país, efectividad y liderazgo al servicio de Gales para estar en la Eurocopa. Pese a su juventud, 26 años, goza ya de una experiencia de 10 años como internacional absoluto. En este periodo ha crecido como jugador, del mismo modo que lo ha hecho a nivel de club, asimilando su talento precoz hasta el punto de que Gales le intuye como el mejor futbolista de su historia.

Ya apenas queda rastro de aquel lateral que deslumbraba con su potencia en el Tottenham y que ha aumentado su impacto ofensivo en el Real Madrid, donde ha pasado de jugar a pierna cambiado a tener mayor libertad de movimiento. Poderoso disparo y físico, gran cabeceador, y buena técnica con ambas piernas ilustran a un futbolista que aspira a brillar en Francia sin que sus sempiternas lesiones musculares, su talón de Aqules, le perturben.

CHRIS COLEMAN, EL GUÍA DEL REGRESO A LA ÉLITE

Un trágico acontecimiento, la muerte en extrañas circunstancias del seleccionador galés Gary Speed a los 42 años en noviembre de 2011, precipitó la llegada de Chris Coleman (Swansea, 1970) al banquillo de los 'dragones'. El entonces preparador del AE Larisa griego se encontró un grupo sin demasiadas aspiraciones, y logró armar un combinado erigido sin complejos en torno a la figura de Gareth Bale Y que se ha clasificado para su primera Eurocopa.

Llegaba al cargo avalado por sus buenos años como técnico en el Fulham (2003-07), en el que puso fin a su carrera como futbolista por las secuelas de un accidente de tráfico. Su aventura en los banquillos prosiguió en 2007 en Segunda División con la Real Sociedad, en la que duró medio año por discrepancias con el presidente y de la que se fue dejando al equipo quinto tras 20 jornadas.

Como jugador, despuntó en el Swansea por su polivalencia, gracias a la que ejerció desde de defensa a delantero, y cuenta con 32 internacionalidades. Con un nuevo contrato hasta 2018, Coleman tratará de lograr un nuevo hito: clasificar a los galeses para su primera Copa del Mundo en 60 años.