Galán dice que Iberdrola no tiene sociedades en paraísos fiscales y defiende que cada uno pague lo que debe

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán

El directivo cree que no sería "un drama" repetir las elecciones y ve "sobrevalorada" la capacidad de las empresas para influir en política.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha asegurado que su compañía no tiene ninguna sociedad en paraísos fiscales y ha destacado la importancia de que cada uno pague "lo que tiene que pagar" para evitar que el resto de la sociedad deba asumir un mayor coste.


Galán destacó además, en una entrevista con la Cadena SER que Iberdrola paga cada año 5.200 millones de euros en impuestos, de los que 3.200 millones corresponden a España.

"Si todo el mundo pagara lo que tiene que pagar, seguramente nos tocaría a menos", afirmó el directivo, antes de recordar que su compañía ha logrado el premio a la mayor transparencia fiscal en España, concedido por la Fundación Compromiso y Transparencia.

"Queremos seguir en ese camino. Iberdrola no tiene ninguna sociedad en paraísos fiscales y así figura en los documentos de nuestra junta", añadió Sánchez Galán.

En cuanto a la actual situación política, consideró "necesario" que exista estabilidad política para "quitar incertidumbres, especialmente en momentos como el actual", en el que se aprecia una "incipiente recuperación económica y un incremento en el empleo".

Sin embargo, la inestabilidad genera "nubarrones" y puede "demorar o anular decisiones de inversión que redundan a corto plazo en la generación de empleo y en el bienestar", señaló.

"Los ciudadanos hemos votado y es tiempo de que los políticos hagan su trabajo, pero tampoco pasa nada si no lo consiguen. Que nos lo vuelvan a preguntar tampoco es un drama", afirmó.

Galán también aseguró que una empresa como Iberdrola "bastante tiene con ocuparse" de sus planes de inversión, dotados de 24.000 millones en los próximos cuatro años. "Creo que se sobrevalora nuestra capacidad de influir en todos los temas", señaló, en alusión a las empresas del Ibex y su relación con la vida política.