Gaizka Garitano: "Estoy jodido, seguía con suficientes fuerzas para continuar"

Gaizka Garitano, durante su comparecencia ante la prensa después de su destitución. ALBERTO MINGUEZA

El ex entrenador del Real Valladolid asume su salida aunque considera que "nueve jornadas no son muchas para un entrenador".

Semblante serio, pero dando la cara. Así se ha presentado Gaizka Garitano ante los medios de comunicación este miércoles tras conocer el anuncio de su destitución como entrenador del Real Valladolid. "Estoy jodido, seguia con fuerzas para continuar, muchas ganas todavia", ha arrancado, contundente, el técnico vasco.

 

Garitano ha confesado que se sentía a gusto con el grupo de jugadores, pero también que era consciente del reto de dirigir al Valladolid, teóricamente candidado al ascenso. "Tenía feeling con los futbolistas. Sabía que esto podia pasar, se trataba de un club con mucha exigencia. Me importa el Valladolid, le deseo lo mejor al equipo y estoy seguro de que va a ir hacia arriba", reconoció.

 

¿Y cree entonces que el club blanquivioleta sigue siendo candidato al ascenso? "Tiene diciembre para reforzarse, esté o no esté yo va a ir para arriba". Por supuesto, el vasco desconocía que ni siquiera una hora después se anunciaría a Miguel Ángel Portugal como su sustituto.

 

Y es que el proceso ha sido, cuanto menos, peculiar. Primero el lunes Braulio Vázquez comunicó a Garitano que existía la posibilidad de echarle, algo que se le confirmó este miércoles a primera hora. En todo caso, el entrenador no quiso culpar a nadie e insistió en que no acusa "al entorno ni a nadie" en su adiós. "Me voy con la cabeza bien alta, he dado todo lo que tenía", hizo ver el técnico vasco.

 

También dejó claro que sus relaciones han sido cordiales con los responsables del club. "No he tenido ningun problema con el presidente ni con jugadores, hay buen trato, se trata de un sitio con buena gente y hay un grupo sano. No soy nadie para dar consejos, pero el que venga seguro que lo hara mejor que yo. Considero que nueve jornadas no son muchas para que un entrenador demuestre lo que vale, pero era consciente de que todo dependía de los resultados. Me despido deseandole lo mejor al Real Valladolid", concluyó. Ahora, se abre una nueva etapa para el club blanquivioleta.

Noticias relacionadas