Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Frank Cuesta, al límite: "Yuyee puede suicidarse algún día"

La pesadilla se extrapola incluso a sus hijos, los cuales sufren hasta burlas por la situación en la que se encuentra su madre. 

Al fin y tal y como vaticinaba Frank Cuesta en su mensaje, se ha hecho público la cruda historia que el presentador de Wild Frank está viviendo desde hace un año.

 

Y es que ya hace más de 365 días que sus hijos no pueden ver a su madre, la modelo tailandesa Yuyee. Un año duro como Frank ya relató en una extensa carta donde hacía balance de todo lo que le había ocurrido.

 

Ahora, y tras apartar el miedo a un lado, el diario tailandés, Bangkok Post ha sido uno de los primeros diarios de allí que han querido contar todo lo ocurrido con la injusticia de Yuyee. Para ponernos en situación sobre lo que cuenta el artículo del periódico, Yuyee se encuentra en prisión por haber sido condenada por una irrisoria cantidad de tráfico de cocaína, donde la tildaron de traficante, que curiosamente se multiplicó.

 

A partir de ahí, Cuesta no ha dudado en tildar de sistema corrupto el que hay en Tailandia, lugar donde reside con sus hijos fruto de su relación con Yuyee. Y no solo de corrupción si no de una gran injusticia la que se cierne sobre este caso.

 

EL TRÁFICO DE ANIMALES SUENA DE NUEVO COMO LA PRINCIPAL CAUSA DE LA PESADILLA

 

Sin embargo, en el artículo del Bangkok Post, la historia va más allá y vuelve a sacar a relucir su encontronazo con las autoridades tailandesas por haber descubierto el tráfico ilegal de animales que se mueve en el país, concretamente de un leopardo.

 

El detonante quizás de todo lo que le ha ocurrido a su exmujer y del calvario que está pasando. "Un calendario en el cuarto de los niños marca el número de días que su madre ha estado en la cárcel. Junto a él, fotos y dibujos que han hecho para ella puestos en un gran tablero", así es como comienza el extenso texto del diario tailandés. "Si hubiéramos sabido que el leopardo iba a alguien poderoso..." deja caer Frank en el artículo del Bangkok Post. Y es que el haberse metido en un lugar tan truculento por amor a los animales, se ha podido convertir en uno de los mayores errores de su vida.

 

FRANK CUESTA RECUERDA DE NUEVO: "SÉ QUE ME PUEDE COSTAR UN TIRO EN LA CABEZA"

 

Sí, esta frase que el presentador comentaba en su perfil de Twitter este pasado 20 de junio, ha vuelto a aparecer en el artículo de este periódico que se ha lanzado a publicar la cruda realidad. "Esto va a crecer hasta el punto de que algo me va a pasar o a Yuyee en prisión" dijo Cuesta. "La siguiente cosa que puede pasar es que me disparen en la cabeza. ¿Y todo para qué? Por dinero, por un leopardo, por orgullo". Frank ha defendido a capa y espada a la madre de sus hijos a pesar de que en el pasado Yuyee si que había tenido problemas con las sustancias.

 

"No estoy diciendo que Yuyee era un santo en el pasado. Pero puedo asegurar 100% que no ha consumido cocaína cuando fue detenida", explica el popular presentador. 

 

"Catorce años juntos tratando de comprar una casa y cuidar de la familia... Mucho trabajo duro y de repente, sólo por un sistema corrupto, todo estaba destrozado", se lamenta.

 

"YUYEE ESTÁ LLEGANDO AL PUNTO DEL SUICIDO"

 

"Está llegando al punto del suicido", asegura desesperado el que también fuera entrenador de tenis. "Ella puede suicidarse algún día", palabras que casan con la última carta que el presentador colgaba en su perfil de Facebook donde cada vez que visita a Yuyee, esta le dice que: "Por favor, sácame de aquí". La pesadilla se extrapola incluso a sus hijos, los cuales sufren hasta burlas por la situación en la que se encuentra su madre. Tal que incluso uno de ellos, Sarit el hijo mayor renunció a jugar al fútbol tras escuchar: "No juegues contra él, su madre vende drogas".

 

FRANK CUESTA: "DEJAD QUE SEAN LOS TAILANDESES LOS QUE SE EXPRESEN"

 

Un texto crudo y donde Frank pide a todos los españoles que a ser posible, no comenten la noticia. "La injusticia sera vista tarde o temprano... Os pido que NO dejeis comentarios en el Bangkok post. Dejad que sean los Tailandeses los que se expresen. Gracias", ya que seguro que está a la espera de ver como es la sociedad tailandesa opina al respecto de esta injusticia