Francia se lanza a una caza masiva de meteoritos

Polvo estelar

Científicos franceses han lanzado una campaña sin precedentes para atrapar estrellas fugaces, que incluye a miles de voluntarios para peinar el terreno en busca de trozos de roca espacial.

El programa ya incorpora 68 cámaras que escanean los cielos en busca de meteoritos, que son vistos cuando trozos de asteorides, cometas u otra clase de material planetario se adentran en la atmósfera de la Tierra. A finales de este año, alrededor de 100 cámaras se habrán distribuido en Francia, una de las redes mayores y más densas del mundo en su clase, según los organizadores.

"Si mañana cae un meteorito en Francia, estaremos en condiciones de saber de dónde viene y en qué lugar aproximado ha aterrizado", dice Jeremías Vaubaillon, astrónomo en el Observatorio de París y uno de los organizadores del FRIPON (Fireball Recovery and InterPlanetary Observation Network), que ha empezado a funcionar el 28 de mayo.

Los organizadores de FRIPON creen que así podrán recuperar al menos un meteorito por año en territorio francés. En comparación, la Red española de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos, también amplia y densa, ha recuperado dos en los últimos 12 años. El interés de estos restos está en que guardan información sobre el principio del Sistema Solar.

Las cámaras de la red francesa están espaciadas uniformemente, aproximadamente entre 70-80 kilómetro entre sí, alojadas en laboratorios de ciencias, museos y otros edificios. Eso es lo suficientemente cercano para obtener información sobre dónde caen los meteoritos a tierra, informa nature.com.

FRIPON está automatizada y conectada a Internet por completo. Si dos o más cámaras captan una bola de fuego, sus científicos recibirán un e-mail describiendo dónde fue visto. Finalmente, el correo electrónico incluirá información generada automáticamente sobre el área de aterrizaje probable del objeto, señalando un área más o menos de 1 por 10 kilómetros.