Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Francia asegura que no ha fijado un precio para la leche y que solo "ha mediado"

La ministra de Agricultura, García Tejerina, ha apuntado que "si se pudiera fijar un precio, ya se habría hecho" en España. "No se pueden fijar precios ni en el sector lácteo, ni en el de la gasolina, ni en el sector eléctrico...".

El ministro de Agricultura francés, Stéphane Le Foll, ha aclarado este 29 de agosto que su Gobierno no ha fijado un precio mínimo para la leche, sino que ha actuado como mediador de los actores del sector lácteo.

  

"En Francia tenemos una ley que se aplica desde octubre que ha establecido una mediación, que está directamente vinculado con el Ministerio de Hacienda y que aplica las normas de la competencia", ha apuntado Le Foll en declaraciones tras su reunión con la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, y sus homólogos italiano y portuguesa.

  

De acuerdo con Le Foll, esta mediación "pretende encontrar acuerdos entre los diferentes actores de un sector para ver si la industria, la gran distribución, puede llegar a compromisos que respondan a la demanda de los agricultores", pero ha insistido en que el acuerdo sobre el precio de la leche en Francia responde a "un acuerdo entre actores del sector" y que el Gobierno francés, como mediador, "debe vigilar cómo se aplica este acuerdo".

  

"El Ministerio de Agricultura nunca ha fijado un precio, porque iría contra las normas europeas", ha afirmado el titular del ramo de Francia, según quien lo que hizo el Gobierno francés fue "sentar en la misma mesa a los diferentes actores" del sector lácteo.

  

Respecto a este tema, García Tejerina ha apuntado que "si se pudiera fijar un precio, ya se habría hecho" en España. "No se pueden fijar precios ni en el sector lácteo, ni en el de la gasolina, ni en el sector eléctrico, entre otras razones porque sería tremendamente perjudicial para los ganaderos, porque por las normas de competencia quien fija precios está sometido a sanciones y muchas veces bastante severas", ha añadido.

  

"Si fuera posible que un gobierno fijara un precio para un sector, eso estaría hecho en este mismo momento", ha insistido la ministra, para quien el Gobierno francés lo único que ha hecho es sentar en una misma al sector para que llegue a un acuerdo "que revalorice la leche y esto redunde en mejores precios", algo que ya hizo su departamento el pasado 18 de agosto.

    

En aquel encuentro, la ministra presentó a todos los actores del sector lácteo diferentes propuestas, entre las que se encuentra "que la industria aplique en sus contratos precios de compra que permitan remunerar los costes de producción a los ganaderos, pero no que se pacte o se fije un precio, porque ni ellos lo pueden hacer ni el Gobierno puede hacerlo por ellos". La ministra ha recordado que su departamento está "promoviendo la implantación de un contrato tipo de compraventa en el cual se garantice un precio que permita la sostenibilidad y para un volumen de leche producida previa a la supresión de las cuotas".

  

Por su parte, la ministra de Agricultura de Portugal, Assunçao Cristas, ha manifestado que "la preocupación de España, Francia, Italia, Portugal y toda la UE es garantizar que no hay un colapso en el sector lácteo". Además, ha apuntado que los orígenes de la crisis láctea se encuentran en el veto ruso, en la disminución progresiva del consumo de leche y en el final de las cuotas lácteas y ha recordado que "España y Portugal han mantenido hasta el final una posición contraria al fin de las cuotas de la leche".

  

En relación con los ataques por parte de ganaderos franceses a camioneros españoles, Le Foll ha apuntado que "no solo son los camiones los que se enfrentan a los agricultores" y ha explicado que "ha habido sanciones" y que el Gobierno francés ha "recurrido a la justicia". "La Gendarmería se ha movilizado, evidentemente, para que se respeten las personas, pero también las reglas", ha señalado. En el mismo sentido, García Tejerina ha afirmado que cada vez que su gobierno tiene conocimiento de que se altera la libre circulación de mercancías lo pone en conocimiento de Francia y de la UE.