Fiscalía pide 3 años para un empresario que encargó patatas en Tordesillas por casi 700.000 euros y no las pagó

Entregó unos pagarés sin fondos, vendió a terceros la mercancía adquirida y luego desapareció.

Fiscalía de Valladolid solicita una pena de tres años de prisión para el que fuera administrador de la mercantil almeriense Explotaciones Agrícolas Luver S.L, Alfonso P.B, quien en octubre de 2008 encargó a una empresa de Tordesillas distintas partidas de patatas por importe global de casi 700.000 euros que no sólo no abonó sino que vendió a terceros, antes de desaparecer.

  

El procesado, que ocupará el banquillo de la Audiencia Provincial el próximo martes, 17 de junio, como autor de un delito de estafa, se expone a la referida pena privativa de libertad, junto al pago de una multa de 3.240 euros y, en concepto de responsabilidad civil, el abono a la empresa tordesillana Patatas Valladolid de una indemnización de 697.647 euros, más los intereses devengados desde la fecha de los hechos, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

  

Los hechos objeto de la presente causa se remontan al periodo comprendido entre el 28 de agosto y el 7 de octubre de 2008, cuando Alfonso P.B, en calidad de administrador de Explotaciones Agrícolas Luver S.L, con domicilio en Roquetas del Mar, solicitó vía fax a Patatas Valladolid, radicada en Tordesillas, el envío de varias remesas de tubérculo, que le fueron remitidas en camiones contratados por el acusado, los cuales cargaban la mercancía en el domicilio de la vendedora y la trasladaban luego al destino indicado por el presunto estafador.

  

Tras efectuar cada uno de los envíos, la empresa Patatas Valladolid emitía la correspondiente factura que enviaba a la compradora y cuyo importe global ascendió a 697.647 euros.

  

Para el pago de la mercancía, el acusado emitió cinco pagarés que a la fecha de su vencimiento resultaron impagados por carecer de fondos la cuenta contra la que se habían librado los mismos.

  

El procesado, que según el fiscal nunca tuvo la intención de abonar las patatas, vendió el tubérculo a diversas empresas y se colocó en situación de ignorado paradero, lo que impidió a la mercantil estafada contactar con él.