Fiscalía de Valladolid pide condenas de tres años para dos empresarios por estafar a otro 180.000 euros

Juzgados de Valladolid. JUAN POSTIGO

Convencieron a la víctima de que obtendría pingües beneficios si se asociaba con ellos para traer chatarra desde Ghana.

La Audiencia de Valladolid sentará en el banquillo de los acusados a Antonio D.A. y Simone C.S. por un presunto delito de estafa cometido en 2008 sobre el empresario Luis Antonio R, de Hormigones Recio, de quien obtuvieron 180.000 euros tras lograr que se asociara con ellos y convencerle de que obtendría unos pingües beneficios en un negocio consistente en la importación de chatarra desde la república africana de Ghana.

 

Los dos acusados se enfrentan a una posible condena de tres años de prisión por delito de estafa, junto con el pago de una multa de 1.080 euros y, en concepto de responsabilidad civil, el abono a la víctima de la cantidad estafada más los intereses devengados desde la fecha de los hechos, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

La acusación se remonta a principios de 2008 cuando Antonio D.A. propuso a la víctima, Luis Antonio R, asociarse para traer chatarra al puerto de Bilbao procedente de Ghana, y ello a través de la empresa Luisan Metales S.L. que el acusado había constituido ese mismo año con el marido, ya fallecido, de Simone C.S. y la mercantil Grupo Sian Fuert S.L. que esta última había creado tres años antes con su pareja.

 

Como colofón a varias reuniones entre las partes y de la exhibición a Luis Antonio R. de documentos de las aduanas y del puerto de Ghana, la víctima, a través de Hormigones Recio S.L, Transportes y Excavaciones Recio S.L. y Construcciones y Obras Públicas Recio S.L, emitió tres pagarés por importe de 63.000, 58.000 y 59.000 euros a favor de Luisan Metales S.L, de la que eran socios Antonio D.A. y el esposo de Simone.

 

Los referidos importes fueron cobrados por Antonio D.A. los días 20 de junio, 15 de julio y 10 de agosto de 2008, si bien el acusado, presuntamente, los utilizó en beneficio propio.

 

Tan sólo consta que el 20 de junio Luisan Metales S.L. abonó a Grupo Sian Fuert S.L, de la que eran socios Simone y su esposo, un total de 54.000 euros, sin que la víctima volviera a saber nada más del negocio ni de los beneficios que le ofrecían los acusados y tampoco viera reintegradas las cantidades aportadas.