Firmas de apoyo a Lauki para pedir a Lactalis que no cierre la planta de Valladolid

Vecinos recogiendo firmas de apoyo a Lauki.

Una nueva campaña promovida por los empleados de la lechera vallisoletana trata de presionar a la multinacional para que permita mantener la actividad. 


 

Se trata de una campaña de recogida de firmas que ha arrancado a las puertas de la fábrica para tratar de convencer a Lactalis y evitar, de este modo, el cierre de Lauki. En ella que han participado también representantes de la política autonómica como el secretario general de Podemos en Castilla y León, Pablo Fernández, o el procurador de Izquierda Unida en las Cortes regionales, José Sarrión.

 

Los trabajadores de Lauki han entregado a cada firmante un vale para canjear por leche gratuita en la manifestación en apoyo de la planta y sus trabajadores que se celebrará el próximo 24 de septiembre.

 

Durante la recogida de firmas, varios de los trabajadores han coreado lemas como "tenemos comprador", mientras algunos de los conductores que transitaban por la Avenida de Santander, donde se ubica la fábrica, han hecho sonar las bocinas de sus vehículos como muestra de apoyo.

 

Asimismo, en las vallas de la planta podían verse distintas pancartas reivindicativas que reclamaban la venta, así como una corona fúnebre en recuerdo de Lauki.

 

En declaraciones recogidas por Europa Press, el presidente del Comité de Empresa de Lauki, José Manuel González, se ha mostrado "reticente" hacia la posibilidad de que Lactalis esté dispuesta a vender las instalaciones vallisoletanas, pero ha mostrado cierta "esperanza" ante las actuaciones desarrolladas por los trabajadores, que "pueden lograr romper ese muro".

 

González ha insistido en que "al menos cuatro empresas" se habrían mostrado interesadas en la compra de Lauki, especialmente una dedicada al sector lácteo para consumo animal, lo que "no supondría una competencia" con Lactalis por no destinar sus productos al consumo humano, una condición prefijada por la multinacional para cualquier hipotético traspaso.

 

APOYO POLÍTICO

 

Por su parte, Pablo Fernández ha mostrado su apoyo a "todas las reivindicaciones" desarrolladas por el Comité de Empresa y se ha sumado a su petición para que la Dirección General de Trabajo de la Junta de Castilla y León no autorice ningún expediente de regulación de empleo (ERE) que plantee despidos o traslados forzosos de los empleados de Lauki.

 

"Hay que denunciar la actitud de Lactalis, que está obrando de mala fe", ha insistido el líder regional de Podemos, para quien estos hechos "no suceden porque sí", sino que son "consecuencia directa" de la reforma laboral "perpetrada por el PP" que "permite precarizar el empleo, deslocalizar fábricas y que multinacionales puedan llevárselas aunque sean rentables".

 

En este sentido, José Sarrión ha tachado de "vergonzoso" que una planta con beneficios como la de Valladolid pueda cerrar porque "un grupo de tiburones así lo decidan desde Francia para ganar más".

 

El procurador de IU considera esta situación como un ejemplo de que "en España no mandan quienes se presentan a las elecciones, sino el poder financiero", que tiene "totalmente atado" al político.

 

En cualquier caso, ha reiterado el "compromiso" de su formación con Lauki "hasta el final".

 

Cabe recordar que el próximo 30 de septiembre concluye el plazo dado por Lactalis para negociar la posible venta de Lauki, tras lo que se acometería el plan social de cierre de la planta.