Finalista Atlético: Su resistencia acaba con el 'culo' de Guardiola

Los jugadores del Atlético de Madrid, finalistas

Tremendo partido en el Allianz Arena con un Oblak, junto con el gol de Griezmann, lleva al Atlético de Madrid a la final de Milán. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

BAYERN MÚNICH: Neuer; Lahm, Javi Martínez, Boateng, Alaba; Alonso, Vidal; Douglas Costa (Coman, min.73), Ribery, Müller y Lewandowski.

 

ATLÉTICO MADRID: Oblak; Juanfran, Giménez, Godín, Filipe Luis; Gabi, Augusto (Carrasco, min.46), Koke (Savic, min.93), Saúl; Griezmann (Thomas, min.82) y Torres.

 

GOLES

   1 - 0, min.31, Xabi Alonso.

   1 - 1, min.54, Griezmann.

   2 - 1, min.74, Lewandowski.

 

ÁRBITRO: Cüneyt Çakir (TUR). Amonestó a Giménez (min.32) en el Atlético de Madrid y a Javi Martínez (min.83) en el Bayern.

 

ESTADIO: Allianz Arena.

El Atlético está en la final de Milán. Se consuma la gesta del conjunto rojiblanco. Espectacular el conjunto de Simeone, que perdió 2-1 en el Allianz pero que le vale para estar en la gran final de la Liga de Campeones. En la previa Guardiola avisaba a sus detractores de que era un entrenador 'con culo' y ahí estaban sus títulos. Esta vez se quedó sin él.

 

El Atlético había jugado una final de Copa de Europa en toda su historia hasta la llegada del 'Cholo'. Cinco campañas después los colchoneros disputarán su tercera. Dio igual que el 'todopoderoso' Bayern se hubiese aparecido en el camino, dio igual que incluso el Barça fuese su rival en cuartos. Dio igual. El Atlético ha cambiado su propia historia.

 

Y lo ha hecho con una idea muy clara y jugadores que se definen por su trabajo, no por su glamour. "Sí se cree y se trabaja, se puede". Es un filosofo, un predicador que no sólo entrena a 11 jugadores, lo hace también con sus aficionados. Una doctrina, la cholista, que ha cambiado la historia rojiblanca escribiendo con letras de oro un nuevo éxito colectivo.

 

"No estoy aquí para gustar a los otros, estoy aquí para ganar", dijo Simeone en la previa. Y ahí, entre la vida y la muerte, no hay nadie mejor que el Atlético de Madrid. En esa concepción ya no cabe la etiqueta de 'pupas', esa palabra que tan poco bien hizo a los parroquianos de la ribera del Manzanares.

 

El 'Cholo' y sus muchachos no tuvieron un gran comienzo, sobre todo por el afán dominador del Bayern, abrazado por Lahm y Alonso en un centro del campo donde no existían los madrileños. El balón lo tenían los alemanes y el Atleti demasiado tuvo suficiente con sostenerse ante un rival que le comió el terreno de principio a fin.

 

Menos mal que jugó un Jan Oblak sensacional, vital en el trascurso de la primera mitad tras detener un penalti a Muller, que dejó con vida a los suyos. El esloveno, el mejor durante todo el encuentro, adivinó las intenciones del ariete germano cuando apenas había pasado media hora de partido.

 

En ese momento, el Bayern ya ganaba 1-0 con un gol de falta marcado por Xabi Alonso. El tolosarra, tras tocar en Giménez, allanó el camino de los muniqueses, que encerraron en su área al Atlético. No había espacios, los del 'Cholo' no querían el balón y la derrota por la mínima era un resultado más que positivo para un Atleti que cambió de apuesta en la segunda mitad.

 

El cambio de Carrasco por Augusto fue decisivo para que los atléticos pudieron dar tres pases seguidos con la pelota. La mejora fue evidente y, fruto de ello, una jugada combinativa entre Fernando Torres y Griezmann terminó en los pies del francés, que no falló ante Neur definiendo con maestría y cerrando prácticamente el choque.

 

Se reactivaron los de Guardiola con un gran gol de Lewandowski, asistido por el 'todoterreno' Vidal, pero volvieron a la carga los madrileños con una cabalgada de Torres que acabó en penalti. El de Fuenlabrada falló desde los 11 metros y entregó la última bala a su rival, que no dejó de intentarlo.

 

EL BAYERN DOMINA Y LO INTENTA HASTA EL FINAL

 

Primero fue Coman y después, Alaba, pero la insistencia no le sirvió de nada al conjunto bávaro, cuyo técnico, Pep Guardiola, se marchará sin haber conquistado el gran título que le reclamaban desde los despachos. No lo hará, pero sí volará a Manchester habiendo implantado un nuevo fútbol en Alemanaia y una idea que servirá para jugar muchas más finales de 'Champions' en el futuro.

 

El Atlético, por su parte, cerró una derrota que no pudo ser más dulce. La resistencia defensiva y una buena nómina de paradas de Oblak sellaron el pase colchonero. Como diría el himno que tan popular hizo Joaquín Sabina: "¡Qué manera de ganar, qué manera de perder, qué manera de bajar y subir de las nubes!".

Noticias relacionadas