Fiesta dentro y fuera del estadio para encumbrar a Valladolid como capital del rugby español

Imagen del palco de Zorrilla durante la final de la Copa de rugby. A.MINGUEZA

Lección del público para realizar un acceso ejemplar al estadio José Zorrilla en una cita memorable en la historia del deporte vallisoletano.

Ni siquiera la lluvia empañó el espectáculo. Hasta fue respetuosa con los momentos previos al encuentro y la llegada del Rey Felipe VI, cuyo helicóptero aterrizó en Villanubla alrededor de las 12,30 horas para desplazarse directamente al estadio. En Zorrilla, antes de llevarse la primera ovación de la mañana en su salida al palco, don Felipe recibió unos obsequios y después escuchó un caluroso aplauso con su nombre coreado y un respeto absoluto durante el himno nacional.

 

En el palco, otro lleno absoluto con las autoridades arropando la presencia de Su Majestad el Rey; desde al alcalde de Valladolid, Óscar Puente, que antes de entrar al campo estuvo en el village montado a las afueras, el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, las ministras vallisoletanas, Soraya Saénz de Santamaría e Isabel García Tejerina, la consejera de Cultura, Josefa García Cirac, la vicepresidenta de la Junta, Rosa Valdeón, el presidente de la Diputación Provincial, Jesús Julio Carnero, el subdelegado de la Junta de Castilla y León, Pablo Trillo, la delegada del Gobierno, María José Salgueiro, el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Luis Antonio Gómez Iglesias, el secretario de Estado de la Seguridad Social en funciones, el vallisoletano Tomás Burgos, el jefe de Gabinete de la presidencia del Gobierno, Jorge Moragas, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, ex alcaldes de Valladolid como Javier León de la Riva y Tomás Rodríguez Bolaños, concejales del Ayuntamiento de Valladolid y otras personalidades que no quisieron perderse un evento de primer nivel.

 

Tampoco faltaron al evento representantes de la sociedad vallisoletana como Alejandro García Pellitero, presidente de Avadeco, o el presidente de Renault España, José Vicente de los Mozos.

 

Lo más destacado, el ambiente saludable de rugby con ambas aficiones unidas con su habitual rivalidad pero siempre respetuosas entre ambas. El aspecto del estadio José Zorrilla, imponente y de sana envidia para un fútbol que no acaba de enganchar aficionados.

 

La Copa del Rey de rugby llenó el estadio y demostró que la ciudad sigue ansiosa de encontrar argumentos deportivos a los que engancharse.

Noticias relacionadas