Fibar descorcha la botella con la vista puesta en los 2.000 visitantes

Uno de los camareros de Fibar, en la Cúpula del Milenio de Valladolid. A.MINGUEZA
Ver album

Este martes se ha inaugurado la Feria Internacional Cocktail Bar en la Cúpula del Milenio de Valladolid, una cita para profesionales que durará hasta el jueves.

Entrar a primera hora de este martes a la Cúpula del Milenio suponía encontrarse con un contraste de olores y sensaciones en la nariz. No era para menos. Lima, limón, azúcar, miel, naranja, tabasco, piña... La Feria Internacional Cocktail Bar, más conocida como FIBAR, abría sus puertas este jueves en Valladolid y quería hacerlo de la mejor manera posible.

 

Hasta 41 stands de camareros, que corrían de un lado para otro antes de la inauguración con miles de productos, algunos de lo más exóticos como lima de Perú, u otros más básicos como el hielo, ya fuera en cubitos o picado. La inauguración tendría lugar algo más tarde de lo previsto, pero eso importó poco a los primeros curiosos que se acercaron a investigar. Siempre profesionales, eso sí, porque no se trata de una feria abierta al público.

 

“Me alegra ver que esto ya está lleno de entendidos del sector”, arrancó Juan Vals, director de Fibar, antes de dar el pistoletazo de salida. “Ya sabéis que este año la temática de la Feria es Londres, la capital del cóctel, así que os invito a disfrutar durante estos días”. Más claro, agua, aunque esta quedara ahogada entre el resto de elementos líquidos.

 

¿Qué elementos? Caipirinha o Mojito, los más clásicos, no podían faltar, pero cientos de preparados de todos los colores, texturas, sabores y densidades fueron desfilando de las habilidosas manos de los camareros a las de los visitantes, convertidos los stands en improvisadas barras de bar.

 

Sin ir más lejos, los más golosos pudieron probar el ‘Jack Honey’, cortesía de Jack Daniels. “Se trata de una mezcla de nuestro ‘Jack Daniels’ de miel con ginger ale y un poco de herradura, que es tequila mejicano”, explica Eduardo, el barman de la marca. Luego la mezcla se trata, ojo a la curiosidad, con un poco de nitrógeno líquido y jarabe de vainilla y caramelo para que gane algo de consistencia y se sirve con una rodaja de naranja y hielo picado.

 

Pero también había hueco para las cervezas, como dejaron patente las cuatro marcas presentes. ‘La Loca Juana’, de Íscar, ‘Milana’, de Montemayor, ‘Vier’ y ‘Moustache’ también se dejaron ver en un stand conjunto en “el reducto de la cerveza”, tal y como reconoció Javier, de ‘Vier’. “Esta feria no es solo cóctel, las cervezas también tenemos nuestro espacio”, sonríe.

 

Sea como sea, la realidad es que Fibar ya ha descorchado la botella en la Cúpula del Milenio y se va a quedar hasta el jueves, entre catas, conferencias y demostraciones sobre el arte de preparar buenas copas.