Feria del Libro: Buceando entre los nuevos mares de tinta

Vamos a desvelar a los lectores, en este reportaje, los secretos que nos han susurrado los protagonistas de la 46ª Feria del Libro de Valladolid: libros de 11.900 euros, desplegables que parecen obras de arte o el libro más "manoseado" por los visitantes son solo algunas  de las perlas que encontramos en estos mares de tinta. Cojan aire... y sumérjanse con nosotros.

Este año, la Feria se encuentra instalada dentro de la Cúpula del Milenio. La elección no ha sido del agrado de los libreros, pues resaltan que "el sitio y la feria es la calle, como siempre". También señalan que "en Valladolid, cruzar el puente es algo mortífero. La gente se queda en casa antes que venir hasta aquí, y lo estamos notando en las ventas".  Sin embargo, los visitantes que se acercan agradecen la instalación, pues protege del frío y de la lluvia. "Es gratificante visitar los estantes llenos de libros con calefacción, sin viento, ni lluvia; te invita a detenerte más y mirar los libros con más calma", afirma Chelo, una vallisoletana aficionada a la lectura.

 

EL LIBRO-JUEGO

 

Polémicas al margen, en la Feria existen estantes con temáticas tan opuestas entre sí que resulta hasta curioso. Por ejemplo: cerca de la entrada nos topamos con "La Boutique del Libro". Una servidora, que aún es joven, se queda ensimismada viendo los libros de hoy en día, llenos de desplegables que impiden desviar la atención del propio libro. Algunas son verdaderas obras de arte, ediciones de coleccionista. "No solo lo compran los papás para sus hijos, también para sus parejas o amigos. Son libros milimétricos, hechos al detalle", nos cuenta la encargada del estante mientras nos muestra un desplegable de Peter Pan.  Es un trabajo laborioso, ¿saben? Atentos a los pasos que se siguen para elaborar un desplegable como el de la foto:

1º) Se diseña el libro

2º) Se corta con LÁSER

3º) Se ensambla a mano

4º) Se buscan los mercados más económicos, como China. Se envían y allí lo pegan. 

 

LOS FACSÍMILES DE 11.900 EUROS

 

Si continuamos con nuestra visita, llegamos a dos puestos que exponen facsímiles  (copias de libros antiquísimos) del siglo X, XV... etc. La mayoría de beatos españoles. El proceso de creación de estos libros es muy laborioso: Las páginas son fotos mecánicas de los libros originales. Están cosidos a mano y se usan pinceles para dar los acabados en oro o plata reales. Son copias tan exactas, que si el original tiene una rotura en la página 200, el facsímil lo tendrá también. El perfil del comprador está miuy definido: "coleccionistas que aman los libros antiguos, sobre todo el proceso de elaboración tan cuidada de los mismos", explican desde el otro lado del mostrador. 

 

¿Ven la tercera foto? Corresponde a un facsímil de 700 hojas (en la imagen sale tan solo una muestra). Tiene un precio de 11.000 euros. No se escandalicen, los hay más económicos. Los pueden encontrar a partir de 2.000 euros. Aunque el libro más caro de la Feria se muestra en las fotos 7 y 8: con tapas de tercipelo rojas y cerraduras de oro, este cúmulo de páginas alcanza los 11.900 euros. Si quieren saber más sobre el libro en cuestión, busquen el estante de Ediciones Ucero.

 

PENIS AND PUSSIES

 

Continuando con nuestra visita llegamos a Little Dream. En su mostrador podrán encontrar diversos libros de literatura erótica o fantástica. Aunque el público pucelano se muestra aún un poco desconfiado y reticente con el primer género. "La gente viene, observa los libros desde lejos, si se acercan se sonrojan, ríen... y eso que la buena literatura erótica viene desde los griegos", explica el encargado. Dos libros destacan por  encima del resto, debido a su tamaño y a su portada. El lector tiene las portadas en la última fotografía.

 

"The big book of Pennis" y "The big book of Pussy" son los libros más manoseados de toda la Feria, según el vendedor. Para los que no anden muy ávidos con el inglés, viene a traducirse como "el gran libro de los Penes" y su homólogo en femenino, aunque de una forma más vulgar. "A la autora de estos libros, no se le ocurrió otra cosa que ponerse a fotografiar penes y vulvas a lo largo del siglo pasado. Y lo publicó.