Fejerman traslada a 'La Adopción' su viaje por las dificultades de un proceso para ser padres

La directora de origen argentino Daniela Fejerman, este martes en la Seminci. TRIBUNA

La directora de origen argentino ha presentado este martes su película en la semana Internacional del Cine de Valladolid.

La directora de origen argentino Daniela Fejerman ha trasladado a 'La Adopción', su último largometraje, su propia experiencia del viaje que realizó a Ucrania para adoptar a un menor y que, con toques de realidad y ficción, ha sido recibida este martes con aplausos por el público de la 60 Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci).

 

Las dificultades, sinsabores y malos momentos de su viaje a Ucrania, que la hizo sentir "como dentro de una pesadilla", llevó a su propio entorno a bromear sobre la posibilidad de que lo relatara luego en una película, proyecto que ahora ve la luz y que muestra, exactamente, sus sensaciones en torno a una experiencia que era "como un cuento de Navidad pero contado por Kafka".

 

A su vivencia había que sumar leyes de ficción, progresión del relato y personajes pero siempre con la barrera de la "línea de verdad" como límite, según lo ha explicado este martes la propia directora, quien en rueda de prensa acompañada por el equipo de la cinta ha detallado que, junto al suyo, conviven en 'La Adopción' los relatos de otras familias.

 

En su caso, Natalia y Dani eran los protagonistas de un viaje a un país del este de Europa (sin determinar en la cinta, aunque se rodó en Lituania por los contactos que el productor, Gerardo Herrero, tenía allí), que comienza con el extravío de las maletas y está a punto de acabar fuera de todo límite en un callejón y del que solo se sale con dinero.

 

Las entrevistas en los departamentos gubernamentales que atienden las adopciones, la unión inicial de la pareja, las caídas consecutivas de uno y otro y el golpe final cuando, por fin y tras dejar miles de dólares tras de sí, parece que el plan se ve truncado, son parte de las historia que Fejerman vivió y que quería contar.

 

"Pagamos 10.000 euros solo en gastos administrativos... hay una enorme cantidad de dinero que va a parar a alguna parte", asegura antes de insistir en su deseo de contar la historia real y la descripción del procedimiento, de cómo funciona y de la "corrupción" dentro del sistema nacional de adopciones.

 

LA MATERIA PRIMA DETERMINA LA HISTORIA

 

Alejo Flah, responsable del guión, ha especificado que ficción y la realidad "manejan materiales muy diferentes", tanto si se construye la ficción desde la realidad, como en este caso, como si se hace desde la propia ficción. "Se trata de cómo construir la historia: si la materia prima, la realidad, es tan potente, es mucho más fácil", ha señalado

 

La construcción de la historia con todos los testimonios recabados daba paso a un "largo camino" que comenzó con Gerardo Herrero como productor y, desde ahí, con la elección de los protagonistas, "que han puesto su carne y su alma para hacer unos personajes desde un compromiso". "Siempre trabajan con verdad pero aquí enfrentaron la tarea con un compromiso y una entrega radicales", afirma la directora antes de destacar el hecho de que fueron capaces de construir una pareja "con historia".

 

Herrero siempre tuvo "muy claro" que quería a Nora Navas y Fejerman eligió a Francesc Garrido, y entre ellos surgió una química "mérito de Daniela", según el actor, y de las similitudes entre sus códigos interpretativos.

 

"No habíamos trabajado antes pero cuando te apetece, entonces la química se acelera", ha subrayado el intérprete para que, a continuación, Navas precisara que son "animales escénicos parecidos" y que, tras tres candidatos, Garrido fue el elegido por su "primer contacto visual". "Miramos, trabajamos, escuchamos... de la misma manera, no trabajamos desde la mentira y somos igual de intensos y obsesivos".