Fecosva no cree que la ampliación de Vallsur sea perjudicial para el pequeño comercio del centro de Valladolid

BORIS GARCÍA

El presidente asegura que en su mayoría “no dejan de ser tiendas de pequeño comercio” y Mercedes Cantalapiedra dice que es “una ayuda a las arcas municipales”, si bien dice que se estudiarán acciones para “hacer frente” a la apertura del FNAC de Arroyo.

Valladolid continúa con su expansión comercial presente y futura, en las que destacan la ampliación de Vallsur –lo cual supondrá la creación de 275 puestos de trabajo y veinte tiendas nuevas- o la apertura de un FNAC y un Decathlon en Arroyo de la Encomienda. Pero entre el primero y los dos segundos hay una diferencia, y es que Vallsur sí se incluye como comercio del centro de Valladolid, mientras que los otros no.

 

En todo caso, desde Fecosva han querido valorar de manera positiva la ampliación del centro comercial y no han querido verlo como un rival especialmente perjudicial para las tiendas más céntricas. “Era algo que el Ayuntamiento ya nos había comunicado en su día, nosotros dentro de lo malo no lo vemos muy perjudicial porque no supone salir del extrarradio de Valladolid”, ha explicado este jueves Javier Labarga, máximo mandatario de la Federación.

 

“Es verdad que dentro de Vallsur hay mucho componente pequeño de comercio, nos puede afectar a los del centro, pero no creo que sea muy negativo. El problema que tenemos con las ventas no es de ampliaciones ni de crisis, es algo más globalizado”, continuó el presidente de Fecosva, antes de insistir en que ellos “son un sector numeroso con más de 15.000 puestos de trabajo directo en Valladolid y hay que creérselo”. “Lo que queremos es que el ciudadano no salga de Valladolid”, concluyó.

 

El problema reside con la apertura de puertas de los nuevos Decathlon y FNAC en Arroyo, lo cual sí podría alejar clientes del centro. Otro incoveniente para el Ayuntamiento de Valladolid es que no percibe nada de ese posible dinero que generen estos establecimientos.

 

“Nos hubiera gustado que estas dos tiendas hubieran estado en el término municipal de Valladolid, no es una buena noticia para el comercio de proximidad”, explicó Cantalapiedra. “Tenemos que ver en la mesa de comercio qué se puede hacer para frenar ese impacto de estas aperturas”.

 

“En Vallsur abren comercios de proximidad, ellos pagan y va a las arcas municipales, pero en estas tiendas nuevas no pagan nada, son competencia de Arroyo, y supone una pérdida de posibles clientes”, concluyó la concejal de Turismo.