Fascitis plantar crónica: Causas y un nuevo tratamiento

Fascitis

La fascitis plantar crónica es el trastorno debilitante del pie más común, que afecta a aproximadamente el 10 por ciento de la población y que supone más de 1 millón de visitas anuales al médico.

Ahora, los pacientes que sufren de fascitis plantar crónica tienen una nueva arma contra esta enfermedad debilitante del pie.

 

Científicos emplearon imágenes de ultrasonido y energía ultrasónica específica para penetrar, emulsionar y eliminar el tejido enfermo, dejando espacio para el crecimiento de tejido nuevo, como revela una investigación que se presenta en la Reunión Anual de la Sociedad de Radiología Intervencionista.

 

"La fascitis plantar es un trastorno omnipresente y con el que es difícil vivir", señala Rahul Razdan, uno de los investigadores del estudio y radiólogo intervencionista en 'Advanced Medical Imaging' en Lincoln, Nebraska, Estados Unidos. "Mientras que los tratamientos estándar, como medicamentos para el dolor y la terapia física, pueden ofrecer algún alivio, no ha habido respuestas permanentes. Por ello, hacen falta tratamientos definitivos, seguros y eficaces", apunta.

 

En el estudio, se trató a cien pacientes a partir de agosto de 2013, todos ellos con fasciopatía plantar refractaria crónica, que no respondían a los medicamentos. Antes del tratamiento, los pacientes calificaron cómo era su dolor en el pie afectado a la hora de realizar la vida cotidiana a través del Índice de Discapacidad Pie y Tobillo (FADI), puntuaciones que se recogieron dos semanas, seis semanas y seis meses después del tratamiento.

 

Dos semanas después del tratamiento, más del 90 por ciento de los pacientes dijeron notar mejoría de los síntomas y estas mejoras se mantuvieron a los seis meses. Los pacientes también señalaron estar muy satisfechos con el tratamiento y no tener complicaciones relacionadas con el tratamiento.

 

"Es importante para los pacientes que sufren de fascitis plantar crónica saber que tienen opciones de tratamiento", añade Razdan. "Tenemos pacientes que tienen tanto dolor que ni siquiera pueden jugar con sus hijos o llevar a su perro a pasear. Este tratamiento ultrasónico puede devolver a los pacientes sus vidas y hacerles disfrutar de ellas. Estamos muy contentos de ver resultados significativos de este tratamiento", resalta.

 

FACTORES DE RIESGO

 

Entre los factores individuales que predisponen a la fascitis plantar se encuentran características físicas que incluyen cómo se apoya el pie, si estos son planos o cavos, si el talón se apoya hacia fuera o hacia dentro y en definitiva las características del pie en estático. Otros aspectos físicos pueden ser la existencia de un acortamiento de los músculos y ligamentos de la parte posterior del pie y la pierna como el tríceps y el tendón de Aquiles.

 

En cuanto a los factores externos que pueden participar en la lesión se encuentran: la superficie sobre la que se corre, sobre todo es común cuando se trata de asfalto; el tipo de calzado utilizado, que no sea adecuado para la actividad y la superficie donde se utiliza; el tiempo de entrenamiento, que dependen de las características de cada persona pues puede existir sobrecarga de los tejidos si no están adaptados a la actividad.

 

En lo que se refiere a la sobrecarga que sufre el pie, el principal motivo de lesión, intervienen aspectos personales como la edad, el grado de sedentarismo o las características genéticas del corredor.

 

La sintomatología clínica de la fascitis plantar es el dolor en la planta del pie, localizado sobre todo en la zona del talón. Es más común en aficionados que en deportistas profesionales y se suele presentar en los primeros minutos de comenzar a correr. Si no se trata al presentarse en sus inicios puede llegar a afectar a la vida normal ya que el dolor se traslada al simple acto de caminar.