Familiares y amigos dan el último adiós a Álvaro Bultó

Familiares y amigos se despiden de Álvaro Bultó

A sus 51 años, este amante del deporte fallecía en los Alpes Suizos mientras practicaba windfly. Los que le conocían, sumidos en una gran tristeza, coincidían en que no podía haberse ido de otra manera: haciendo lo que más le gustaba.

 Los restos de Álvaro fueron incinerados en Suiza, desde donde se trsladarón a España el martes para que en la más estricta intimdad por expreso de su familia, ellos y amigos pudieran dar el último adiós al deportista en una misa funeral que se ha celebrado esta mañana en el tanatorio de Sant Gervasi de Barcelona.

 

A él han acudido algunos de los amigos más íntimos como la presentadora Elsa Anka, que ha llegado al tanatorio llorando y rota de dolor, la ex tenista Arantxa Sánchez Vicario o Santi Corella, gran amigo del fallecido, con quien fundó el 'Proyecto Alas' y que ha declarado que "aquel día salté con él".  

 

Sete Gibernau, sobrino de Álvaro y gracias al cual se ganó el apodo de 'el tío rubio de Sete', no podía hablar en tan duros momentos.

 

Aún se desconoce que hará la familia con los restos de Álvaro, un momento que quieren vivir en la más estricta intimidad. Y es que la perdida de Álvaro ha sumido en un profundo dolor a los Bultó-Sagnier, que han querido mostrar su gratitud a través de un comunicado de su representante: "En estos momentos tan difíciles agradecemos, sinceramente, el máximo respeto a su memoria, así como al dolor de sus familiares y amigos".