Familia asume el 65% del coste de la teleasistencia

Acuerda con Cruz Roja y la FRMP una precio de referencia de 19 euros al mes. Así lo ha acordado hoy la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Milagros Marcos, con el presidente de Cruz Roja en Castilla y León, José Varela, y el presidente de la Federación Regional de Municipios y Provincias (FRMP), Miguel Ángel García Nieto, tras mantener varias reuniones de trabajo.

Castilla y León contará con un servicio de teleasistencia homogéneo en toda la Comunidad, después del acuerdo al que han llegado hoy la Consejería de Familia, las corporaciones locales y Cruz Roja. La Junta garantiza la continuidad de esta prestación esencial a los más de 24.800 usuarios de este servicio en Castilla y León, en los mismos parámetros de calidad y cobertura actuales.

 

La prestación del servicio de teleasistencia está garantizada en Castilla y León y será homogénea en toda la Comunidad. La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades asumirá el 65% del coste global de la teleasistencia en la Comunidad, mientras que las corporaciones locales aportarán el 35% restante, una vez detraída la aportación del usuario que le corresponda en función de su capacidad económica.

 

Así lo ha acordado hoy la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Milagros Marcos, con el presidente de Cruz Roja en Castilla y León, José Varela, y el presidente de la Federación Regional de Municipios y Provincias (FRMP), Miguel Ángel García Nieto, tras mantener varias reuniones de trabajo.

 

La Consejería responde así a la situación de intranquilidad generada entre los municipios y los usuarios, después de que el Imserso decidiera suprimir la financiación de los convenios que mantenía con 13 entidades locales de Castilla y León: ayuntamientos de Burgos, de Aranda de Duero, de Miranda de Ebro, de León, de Ponferrada, de San Andrés del Rabanedo, de Salamanca y de Valladolid, así como las diputaciones de Burgos, de León, de Salamanca, de Valladolid y de Zamora.

 

Se trataba, como ha explicado la consejera, de buscar una solución para garantizar este servicio a las más de 11.150 personas que hasta ahora recibían la prestación en la Comunidad a través del convenio que tenían suscrito el Imserso y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). La Consejería pretende, así, atender de forma ágil a las necesidades surgidas, de la misma manera que trabajó para dar respuesta a los programas que, desde el año 2008, han dejado de contar con financiación del Estado.

 

Este nuevo respaldo a las corporaciones locales de Castilla y León supone una inyección añadida, por parte de la Administración Autonómica, de aproximadamente 850.000 euros. De esta forma, la aportación de la Consejería de Familia a las corporaciones locales, vía Acuerdo Marco, alcanza los 1,8 millones de euros, con un incremento del 85% en relación a 2012.

 

Precio de referencia unificado
Con la firma de este acuerdo, Castilla y León contará, además, con un servicio de teleasistencia homogéneo en toda la Comunidad, con los mismos parámetros de calidad y de cobertura actuales. Y es que la Consejería ha dado un nuevo paso en la unificación de los servicios y ha acordado con Cruz Roja y con la FRMP establecer, por primera vez, un precio de referencia de la prestación para este año, que ascenderá a 19 euros mensuales por cada titular del terminal de teleasistencia.
 

De esta forma, todos los usuarios de la Comunidad abonarán con arreglo a su capacidad económica un mismo precio de referencia -gratuito si cobran menos del IPREM y nunca más del 90% del coste del servicio- y disfrutarán de unas condiciones básicas de atención, que serán uniformes con independencia de dónde residan.

 

No se trata sólo de homogeneizar los criterios de financiación y de aportación del usuario, sino también de que exista una coordinación entre la Consejería y las entidades locales para dar uniformidad a la atención de esta prestación, según ha recalcado Milagros Marcos.
El acuerdo establece que la Administración Autonómica se compromete a financiar a las corporaciones locales y a garantizar unas condiciones básicas de calidad y de cobertura similares a las actuales en la Comunidad.

 

Cruz Roja, por su parte, revisará los contratos que actualmente están en vigor con las corporaciones locales, con el objetivo de unificar criterios. Y las corporaciones locales aplicarán los criterios de participación del usuario para esta prestación, establecidas por la Junta de Castilla y León.

 

Los firmantes constituirán una comisión de seguimiento para velar por el buen funcionamiento de esta prestación y realizar una evaluación permanente.

 

Datos del servicio de Teleasistencia
El número de usuarios del servicio de teleasistencia en Castilla y León se ha incrementado un 5,34% desde 2008 y hoy atiende a más de 24.872 personas. El 75% de los usuarios son mujeres, y de ellas, el 80% son mayores de 80 años. El 24% de las personas que utilizan este servicio son dependientes.

 

El servicio de teleasistencia domiciliaria es una prestación esencial, recogida en la Ley de Servicios Sociales de Castilla y León, cuya titularidad corresponde a las entidades locales, mientras que la prestación directa la lleva a cabo Cruz Roja.

 

Consiste en un dispositivo de llamada telefónica, en forma de pulsera o medallón, que permite a las personas mayores con limitaciones en su autonomía personal permanecer en su domicilio y, mientras, estar conectadas con una simple llamada telefónica con personal de Cruz Roja preparado durante las 24 horas al día, los 365 días del año. Ante cualquier caso de urgencia, el personal que atiende la centralita moviliza los recursos adecuados a la necesidad que surja.

 

La finalidad del servicio es mejorar la calidad de vida de los usuarios, proporcionar una rápida intervención en situaciones de emergencia y posibilitar la estancia en su domicilio de aquellas personas que no precisen cuidados permanentes.

 

Este servicio ofrece, en primer lugar, atención permanente en caso de urgencia (crisis, soledad, accidentes domésticos, caídas…) durante todo el día, así como apoyo inmediato y movilización de todos los recursos sanitarios o sociales necesarios.

 

El usuario cuenta, además, con una persona de referencia, que le ofrece una atención más personalizada. Se encarga de realizar un seguimiento permanente e individualizado de los usuarios, con al menos dos llamadas telefónicas al mes y visitas presenciales. Le recuerda las citas pendientes, la toma de medicación, le acompaña a hacer gestiones, si así lo requiere…

 

Asimismo, realiza llamadas puntuales para facilitar información y consejos relacionados con la prevención de riesgos en el domicilio. El servicio incluye la custodia de llaves del domicilio en las capitales de provincia. Y si lo precisa, tiene a su alcance apoyo psicológico y social, realizado por profesionales.