FAES dice que intervenir en Siria es "una alternativa del diablo" y no acabará con la violencia

Afirma que "no hay ningún objetivo estratégico salvo castigar al régimen" porque "no hay ningún bando al que poder apoyar"


MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

El director de Política Internacional de la Fundación FAES, Rafael Bardají, ha afirmado este miércoles que una intervención en la guerra de Siria "hubiera sido más sencillo" al principio del conflicto porque ahora es "una alternativa del diablo" al no haber "ningún objetivo estratégico salvo castigar al régimen" ni "ningún bando al que poder apoyar" y ha advertido de que intervenir "no va a poner fin a la violencia".

"Esta intervención no va a poner fin a la violencia y lo único de lo que se trata es de decir que, frente al uso de armas químicas, la comunidad internacional o algunos países de ella no lo toleran", ha declarado Bardají, en una entrevista en la Cadena Cope, recogida por Europa Press.

Desde su punto de vista, no será necesaria una "resolución del Consejo de Seguridad Nacional" para intervenir en Siria porque "ha habido otras situaciones donde se ha actuado sin ella". "El problema, en este caso concreto, es que no hay ningún objetivo estratégico salvo castigar al régimen de Damasco", ha destacado.

"Ya se ha dicho por el portavoz de la Casa Blanca, que no se persigue el cambio de régimen y, por lo tanto, lo único es limitar la capacidad militar del presidente de Siria, Bashar al Assad. Poco más. Lo que se intenta quizá, como mucho, es equilibrar de nuevo las fuerzas en presencia y que ninguno de los dos campos esté en la situación de creer que puede ganar al otro", ha indicado.

Asimismo, ha señalado que "todavía hay margen para saber cuál puede ser la respuesta" de la comunidad internacional, aunque "parece que después de haber cruzado la línea roja por segunda vez de la utilización de armas químicas, el presidente americano se siente en la obligación de hacer respetar su palabra y castigar de alguna manera, aunque sea muy limitada, al régimen de Damasco".

"Aún así, todavía hay tiempo. Si rusos, chinos, iraníes, en fin... hay una serie de oposiciones muy fuertes a una intervención militar", ha declarado, para después añadir que además "no hay nada claro" sobre los "objetivos estratégicos a conseguir con esa intervención" y señalar que "a lo mejor el presidente se lo piensa dos veces aunque parece poco probable".

"NINGÚN BANDO" AL QUE APOYAR

Preguntado sobre si no sería una paradoja que EEUU respalde a los rebeldes protegidos por Al Qaeda, ha contestado que "ese es uno de los graves problemas" y es que "después de dos años de dejar pudrirse la situación, no hay ningún bando al que poder apoyar".

"La victoria de cualquiera de ellos, de los rebeldes que están dominados por las fuerzas más radicales del islamismo, incluso, por grupos terroristas vinculados a Al Qaeda, sería un desastre para la región y para los intereses internacionales, europeos y americanos", ha subrayado.

Finalmente, ha advertido de que "la continuación del régimen de Bashar al Assad tampoco resuelve nada" porque es una "marioneta del régimen de Irán". "La no intervención y la no acción contra él hace más atrevidos a aquellos que le apoyan desde Hezbolá al régimen iraní. Por lo tanto, tampoco es bueno", ha afirmado.

"¿Se tendría que haber intervenido al principio? Hubiera sido más sencillo, más fácil. Ahora es una alternativa del diablo. No hay ninguna situación que sea buena", ha sentenciado, el director de Política Internacional de la Fundación Faes.