Extrusiones Metálicas espera alcanzar una producción de 24.000 toneladas en 2020 en Valladolid

Cumple sus compromisos de contratación y pide a las administraciones aplazamientos para pagar unos 750.000 euros en impuestos.

Extrusiones Metálicas Europeas espera un crecimiento sostenido de su producción en su factoría de Valladolid hasta alcanzar las 24.000 toneladas anuales en 2020 una vez que haya iniciado su funcionamiento, previsto para la última semana de este mes, según responsables del sindicato CCOO, que se han reunido este jueves con responsables de la empresa.

 

La factoría de la antigua Metales Extruidos comenzará las pruebas para su puesta en marcha en torno al 15 de septiembre para iniciar la producción entre el 22 y el 24 de este mes y pretende llegar este año a producir 500 toneladas, ha explicado el secretario general de Comisiones Obreras Industria de Valladolid, Jesús Jáñez, quien ha asegurado que la empresa cumple con los parámetros comprometidos de contratación inicial, con 42 personas ya empleadas y seis más que se incorporarán la semana que viene.

 

Los empleados hasta el momento son en su mayoría extrabajadores a excepción del que será el director de la fábrica, José Martínez, un "hombre del sector", al que el director general del Grupo, Jesús García, ha presentado en la reunión mantenida este jueves.

 

El ritmo al que pretende producir la empresa supondría 500 toneladas este año para pasar a las 13.000 en 2015 y alcanzar las 24.000 en 2020, para lo que se prevé que hasta noviembre haya dos turnos de prensa por la mañana y a partir de ese mes la contratación se eleve a algo más de 80 personas y se establezcan cuatro turnos, de mañana y tarde.

 

Los trabajadores cobrarán según el convenio del Metal con un plus en función de su labor en la empresa frente a los salarios de la antigua Metales Extruidos, que contaba con un convenio propio. "Han sido coherentes", ha dicho Jáñez, quien ha señalado que han "respetado" el "suelo" del convenio del Metal que pidió el sindicato.

 

Posteriormente, ya en enero, una vez se vea la evolución del mercado se revisaría para seguir con el acceso a contrataciones, por lo que Jáñez se ha mostrado "bastante positivo" porque se trabaja "con seriedad" en el proyecto y se solventan problemas "iniciales", ya que se pone "cariño e ilusión" en el asunto.

 

POTENCIAL PARA CRECER

 

El responsable de Política Industrial del sindicato ha recordado que la factoría, que se encuentra en buen estado de conservación, contaba con cerca de 300 empleados cuando cerró y la fábrica tiene capacidad para crecer, pero al mismo tiempo ha incidido en que el nuevo grupo tiene una "filosofía diferente" sobre la estructura de la misma y aboga por tener más empleados "tocando" producto que en oficinas.

 

En este contexto, ha señalado que inicialmente se pondrán en marcha las dos prensas más pequeñas con la que cuenta la factoría, mientras que la más grande, que es la "ventaja" de esta fábrica, se pondría en funcionamiento más adelante y podría servir para obtener contratos como los de la fabricación de unos contenedores refrigerados en Chile, un proyecto que podría salir en enero o febrero del próximo año.

 

El sindicato espera que el proyecto se consolide y se desarrolle, ha señalado el secretario de CCOO Industria, quien ha recordado que ya habían advertido de que no se podía perder la planta ni los puestos de trabajo, ya que se trata de la instalación más moderna de Europa, por lo que espera que se consolide, algo para lo que ha expresado su apoyo.

 

Por su parte, el secretario de Política Industrial de CCOO Industria, Miguel Ángel Brezmes, ha celebrado que se haga realidad este proyecto que hasta este momento sólo eran intenciones y se realicen inversiones que generen empleo, ya que considera que la salida de la crisis pasa por la recuperación del tejido industrial, por lo que ha animado a las administraciones a que faciliten la llegada de estas inversiones.

 

Precisamente la empresa se ha dirigido a las administraciones para pedir aplazamientos en los cerca de 750.000 euros de impuestos que tiene que pagar tras comprar la fábrica por unos 13 millones de euros y contemplar una inversión de 5,3. Lo que pretende es mantener circulante suficiente que le permita afrontar las contrataciones y adquirir la materia prima necesaria, han señalado los responsables del sindicato, que apoyan estos aplazamientos para garantizar la viabilidad de la fábrica.