Éxtasis rojiblanco con el Atlético como 'grande' de Europa

Adrián, autor del primer gol, es felicitado por sus compañeros

El Atlético de Madrid se enfrentará al Real Madrid en la final de la Liga de Campeones después de pasar por encima del Chelsea, que se adelantó con un gol de Torres pero que vio como los rojiblancos remontaban con claridad con goles de Adrián, Diego Costa y Arda (1-3). 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

CHELSEA: Schwarzer; Ivanovic, Cahill, Terry, Cole (Eto'o, min.54); Willian (Schurrle, min.77) Ramires, David Luiz, Azpilicueta, Hazard y Torres (Ba, min.67).

 

ATLÉTICO DE MADRID: Courtois; Juanfran, Godín, Miranda, Filipe; Mario, Tiago, Koke, Arda (Cebolla Rodríguez, min.83); Adrián (Raúl García, min.66) y Diego Costa (Sosa, min.76).

 

GOLES

   1-0, min.36, Fernando Torres.

   1-1, min.44, Adrián.

   1-2, min.60, Diego Costa.

   1-3, min.72, Arda Turan.

 

ÁRBITRO: Nicola Rizzoli (ITA). Amonestó a Cahill (min.31) por parte del Chelsea; y a Diego Costa (min.60) y Adrián (min.65) por parte del Atlético de Madrid.

 

ESTADIO: Stamford Brigde.

El 24 de mayo Madrid tomará Lisboa. El Atlético de Madrid acompañará a sus vecinos del Real Madrid en la gran final de la Liga de Campeones en una final histórica que ha alcanzado después de pasar por encima del Chelsea en una demostración de fe después de verse 1-0 tras el gol de Torres. Un tanto de Adrián justo antes del descanso ponía al Atlético en el camino de la final y después llegó la sentencia en el segundo tiempo. 

 

El 24 de mayo se cumplirán exactamente 40 años y una semana desde la última presencia atlética en el partido de fútbol más importante del mundo a nivel de clubes. Para ponerlo en una perspectiva adecuada, aquel año fue el del estreno de la segunda parte de El Padrino o en el que el grupo sueco ABBA sacó a la luz Waterloo. Tiempos en los que en España aún había censura en los cines y la música se escuchaba en vinilos.

 

Pero la del tiempo no es la única barrera que ha roto este Atlético de Madrid: también ha hecho añicos la de los tópicos. Los que dicen que en estos partidos pesa la historia reciente o el escudo. Desde que llegó Simeone al cargo que actualmente ejerce, allá por finales del año 2011, el equipo rojiblanco ha sorteado este tipo de prejuicios futbolisticos con la naturalidad que le da el hecho de estar convencidos al 100% de que ellos no son ni más ni menos que nadie.

 

Porque si algo exhibió el equipo de la ribera del Manzanares en Stamford Bridge este miércoles fue personalidad. Salió al encuentro más centrado que su rival. Durante los primeros 15 minutos sujetó cualquier supuesta salida en tromba del equipo de Mourinho. Una arreón que no llegó. E incluso Koke, con un centro-chut que se envenenó, pudo adelantar a los suyos a los cuatro minutos.

 

Al cuarto de hora, el Chelsea empezó a controlar el balón. No el juego, pero sí el balón. Lo que pasa es que no tenía jugadores para ese tipo de fútbol. Mourinho alineó un sistema en el que Azpilicueta jugó de centrocampista y en el que su línea ofensiva se limitaba al trío Hazard-Willian-Torres. El entrenador luso naufragó en la penúltima ronda por cuarto año consecutivo, pero quizá este ha sido en el que su equipo se ha visto más superado y su figura ha salido más perjudicada.

 

A pesar de todo ello, el Chelsea se adelantó en el partido. Y como si el destino quisiera darle un giro dramático al choque, el gol que tuvo al Atlético de Madrid fuera de la final durante ocho minutos fue de Fernando Torres. El de Fuenlabrada aprovechó en el minuto 34 una excelente jugada de Willian y Azpilicueta para marcar a su exequipo. Ni siquiera lo celebró, a pesar de la magnitud del gol que había conseguido.

 

TIEMPO DE SABOREAR LA GLORIA

 

Y lo que pudo ser el final, fue el inicio de la gloria. Ahí empezó la borrachera de felicidad atlética. Quizás él no lo sabía y Torres simplemente hizo el primer gol del Atlético de Madrid. El caso es que ocho minutos después Adrián hizo el empate después de culminar una jugada en la que también participaron Tiago y Juanfran. Ese gol fue el del 'Cholismo'. El asturiano fue la apuesta de Simeone para este encuentro y, como todo desde que se sentó en el banquillo atlético por primera vez, le salió bien.

 

Fue un gol que psicológicamente mató al Chelsea porque la segunda parte fue monocromática. Solo hubo un color: el rojiblanco. A los pocos minutos de la reanudación, Arda Turán ya estuvo cerca de hacer el segundo. Un gol que haría Diego Costa de penalti pocos minutos después de salvar el belga Courtois a su equipo. No podía ser la fiesta atlética completa sin la participación de los dos pilares sobre los que se ha sostenido el histórico año atlético.

 

Por si el 1-2 no fuera suficiente, Arda Turan hizo el tercero a los 72 minutos. El turco acabó de pintar el cuadro porque tenía que ser él, el que da un toque distinto al juego de Simeone, el que diera la última pincelada de la obra de arte que dibujó el Atlético de Madrid en el estadio londinense de Stamford Bridge.

 

Con el gol de Arda se acabó el partido y durante 20 minutos el Atlético de Madrid y su afición pudo disfrutar del terreno conquistado. Habrá final madrileña en Lisboa. El martes hizo su labor el Real Madrid y el miércoles la hizo el Atlético de Madrid. Quizá debía ser Madrid la protagonista en Lisboa, dado que el río Tajo, que muere en la capital lusa, nace en la ciudad de los dos finalistas. Da Luz, el próximo 24 de mayo, albergará un partido que acabe como acabe pasará a la historia del fútbol español.

 

Noticias relacionadas