Explotaciones de maíz y remolacha del sur de Salamanca, afectadas por numerosas plagas

La plaga de Gardama y heliothis ha causado numerosos daños y el sindicato UCCL demanda a la Junta medidas "acordes" para compensar las pérdidas.

La Unión de Campesinos de Castilla y León ha puesto en conocimiento de la Consejería de Agricultura y Ganadería los importantes daños que ha ocasionado este año la plaga de Gardama y heliothis en los cultivos de remolacha, maíz y que empieza a afectar a cultivos hortícolas como la espinaca en las provincias de Ávila, sur de Valladolid y Salamanca,

  

Asimismo, ha solicitado a la Consejería una evaluación de la situación y la adopción de medidas acordes a la evolución del problema, hasta declararlo plaga, "si fuera necesario", o a poner los medios para que no se de esta circunstancia.

  

Según consta en comunicado emitido por la Unión y recogido por Europa Press, se trata de una plaga "como la que no se había visto antes", en palabras del miembro de la ejecutiva Valentín García, "donde las altas temperaturas y la escasas precipitaciones han favorecido la proliferación de estos insectos".

  

Las larvas de heliothis han penetrado en el cultivo del maíz hasta la mazorca, "comiéndose parte de la misma", por lo que los daños que ocasionan son "cuantiosos", hasta llegar "incluso" a mermar la producción de un 15 por ciento, un 30 por ciento dependiendo de si el destino es para maíz dulce o grano.

  

Por otra parte, en los cultivos de remolacha, afecta fundamentalmente a la hoja, "mermando su crecimiento", y tienen especial predilección por los brotes, por lo que los daños en la remolacha "también" son muy cuantiosos.

 

CONTROL DE LA PLAGA

  

Una de las formas para controlar estas dos orugas, según las mismas fuentes, es a través de insecticidas. Sin embargo, este año "no están dando" los resultados esperados y "se están teniendo" que repetir la dosis hasta tres veces.

  

"Cuando la larva penetra en la mazorca ya es muy complicado combatirla, ya que el insecticida no llega hasta el insecto y la situación podría complicarse", ha apuntado.

  

Ante esto, la Unión de Campesinos de Castilla y León lo ha puesto en conocimiento de la Consejería para que se evalúen los daños que están ocasionando estas plagas y se adopten las medidas para controlar y prevenir la gardama y la heliothis y, si es necesario, se realice un aviso por parte de la Administración a todos los agricultores para que estén correctamente informados.