Exigen que los ganaderos puedan participar en las batidas contra los lobos

Lobo ibérico

Asaja Salamanca y Ávila comparan la situación de los ganaderos de Castilla y León con la que se da, por ejemplo, en Vizcaya donde los ganaderos pueden solicitar las batidas y participar en ellas. 

Asaja de Ávila y de Salamanca ha exigido que los ganaderos participen en las batidas de control poblacional de lobos que llevan a cabo los agentes de la Junta.

 

En un comunicado la organización ha pedido que se autorice la participación de los ganaderos por ser "la manera más segura y eficaz" de que se controle la población de fauna salvaje de forma rápida, "protegiendo la actividad ganadera y se garantice la supervivencia en el medio rural".

 

La organización agraria, "consciente" de que el lobo está protegido por una Directiva Europea Hábitats cree no obstante que "debería ser revisada con carácter urgente puesto que la especie ya no está amenazada con extinguirse".

 

Es por ellos que reconoce no entender "la discriminación" que sufren los ganaderos de Castilla y León, "asediados por el lobo", con respecto a otros de España", ya que en Vizcaya "se permite que los ganaderos afectados por ataques de lobo certificados como tales soliciten directamente una batida y puedan participar en ella, con el fin de proteger la actividad que realizan".

 

Esas batidas no persiguen un control poblacional, motivo por el que al norte del Duero el lobo es especie cinegética, sino "acabar con un problema real y confirmado por la Administración que amenaza a la ganadería y que es similar al que sufren los ganaderos de Ávila y Salamanca".

 

Asaja lamenta que se haya tardado más de cuatro meses en hacer efectiva la autorización de abatir un lobo a finales de 2015 en Salamanca, periodo en el que ha habido "decenas de ataques" que han provocado importantes pérdidas económicas por la muerte de casi 300 animales.