Exhibición de los productos de La Hoja del Carrasco en el Taller de Trigo y La Casa del Gusto

El Taller y Cena Degustación que regularmente organizan el restaurante Trigo y La Casa del Gusto vivió este martes una cena muy especial. De la mano de Víctor Martín y Eva Luceño,  los protagonistas fueron los excelentes productos ibéricos de La Hoja del Carrasco (Guijuelo) maridado con los vinos de Estancia Piedra (Toro). El resultado, simplemente espectacular.

La experiencia del Taller del Gusto ensalza el buen trato de los productos que el equipo del restaurante Trigo (en la vallisoletana calle Los Tintes) desarrolla con una puesta en escena impactante. El maridaje seleccionado combinaba toda la esencia de la bodega Estancia Piedra para acompañar a los productos de La Hoja del Carrasco, protagonistas de una velada exquisita en todos los sentidos.

 

Eva Luceño, responsable de una tienda especial como es La Casa del Gusto, un espacio gourmet en la calle Cascajares de Valladolid, abrió la noche con su bienvenida y una somera exposición sobre los invitados. Joaquín Carrasco, director gerente de La Hoja del Carrasco, habló primero sobre la filosofía de su empresa, fundada por su bisabuelo en 1.896 y que durante más de un siglo ha mantenido intactos los procesos de elaboración artesanales de sus productos. Reconocido por su calidad, el jamón de La Hoja del Carrasco es protagonista de las principales mesas y eventos a lo largo de toda la geografía nacional, presente en ferias especializadas y eventos. Recientemente, ha sido elegido para formar parte del elenco de colaboradores de Canal Plus en la feria taurina de San Isidro, en Las Ventas.

 

Inma Canibano fue la voz de Estancia Piedra. Una bodega de Toro con sus viñas entre los márgenes del Guareña y el Duero que aportan lo necesario para crear una relación especial con todo lo que acompañan. "Un buen vino no es bueno si la compañía no es buena", comentó mientras se degustaba un Piedra Rosado del 2012 servido al compás de un jamón ibérico de bellota de La Hoja del Carrasco de la añada del 2008. Espectacular comienzo para una noche de sensaciones.

 

El menú elaborado por Víctor Martín con estos excelsos productos de Guijuelo abrió boca con unos aperitivos de matanza: sobrasada, paté de campaña, papada crujiente y sesos crujientes. Su puesta en escena ya aventuraba que estábamos ante algo diferente.

 

Un canelón de morcilla, castañuelas, cebolla y verduritas fue la siguiente aparición en las mesas de un repleto Trigo mientras el vino Lagarona de 2006 mantenía fiel el espíritu de acompañar esta aventura del sabor que seguiría después su camino con un rabillo ibérico de marisco; suave y con una presentación armoniosa, cautivó los paladares que se aventuraban a vivir el último episodio de la noche: butifarra castellana. La apuesta de Víctor Martín mezclaba todo el poder de la carne del cerdo ibérico junto a un puré de calabaza al que el Paredinas de las añadas antiguas de Estancia Piedra le puso el toque perfecto.

 

La noche cerró el Taller del Gusto con unas milhojas de chicharrones y chocolate con un Cantadal dulce elaborado con verdero, albillo de Toro y moscatel como perfecto colofón de una velada especial que abre el apetito y la interrogación. En febrero fue Mar y Tierra; en abril Ibéricos de Guijuelo y Vinos de Toro. ¿Qué nos deparará el siguiente? Lo que salga del talento de Víctor Martín y Eva Luceño seguro que nos soprenderá.