Eva González y Cayetano... ¿hijo a la vista?

Pese a que arrastran casi seis años de noviazgo la pareja nunca se ha mostrado muy dispuesta a darse el "sí, quiero", pero en cuanto al hecho de ser padres la cosa cambia. 

En el caso de Eva González y Cayetano Rivera las segundas oportunidades sí son buenas. Casi un año después desde que decidieran retomar su relación, la pareja sigue más enamorada que nunca y con pequeñas muestras públicas que lo demuestran.

 

Así pudimos ver a la presentadora en la vuelta a los ruedos de Cayetano Rivera, un día muy especial para el torero al que su chica no quiso faltar. Pese a que arrastran casi seis años de noviazgo la pareja nunca se ha mostrado muy dispuesta a darse el "sí, quiero", pero en cuanto al hecho de ser padres la cosa cambia.

 

Aprovechando la presentación de un nuevo producto de belleza, Clarisonic, la presentadora ha declarado que ve a Cayetano como el padre de sus hijos, aunque con tanto trabajo no ve el momento para ser madre.

 

EVA GONZÁLEZ: "NO SOY DE MUCHOS CUIDADOS, LAS COSAS LAS HAGO MÁS POR OBLIGACIÓN QUE POR BELLEZA"

 

CHANCE: Una herramienta más con la que cuidarte...

 

EVA GONZALEZ: Sí, bastante útil. No lo conocía y no tenía ni idea. Al desmaquillarme he incorporado el "Clarisonic" y para mí ha sido un descubrimiento porque me parecía que me limpiaba la piel muy bien y ahora me he dado cuenta que no. Cuando me lo paso veo que queda suciedad, algo estaba haciendo mal.

 

CH: ¿Cómo sueles cuidarte?

 

E.G: Intento incorporar a la rutina diaria pequeños momentos que para mí son importantes y me hacen sentir bien conmigo misma. Cuando me ducho me paso la "Clarisonic" y siento que voy más limpia (ríe). Tengo la piel muy seca y siempre necesito mucha hidratación.

 

CH::¿Sueles cuidarte mucho?

 

E.G: Soy muy dejada, necesito cosas que sean rápidas y efectivas. No soy de muchos cuidados, las cosas las hago más por obligación que por belleza. Me pongo mucha hidratante porque mi piel la necesita, porque si no se me estropea el poro de tanto maquillaje. Intento buscar los pequeños momentos pero por obligación.

 

CH: ¿Qué trucos de belleza tienes?

 

E.G: Secretos pocos, no hay mucha cosa. Me he cortado el pelo y me lo cuido mucho porque lo tengo fino. No uso cualquier champú, sino uno que vaya bien con mi tipo de pelo. También lo hidrato. Tengo la piel muy seca y necesito siempre hidratarla mucho.

 

CH: Aparentas ser muy disciplinada...

 

E.G: Lo soy mucho en cuanto al trabajo. Me pongo a grabar MasterChef y estoy solo centrada en eso. Los momentos que tengo libres los uso para descansar. Llego el domingo después de toda la semana y me muero en el sofá, no utilizo ese tiempo para irme con mis amigos y beberme tres cervezas. Sé que si hago eso al día siguiente no voy a estar al 100%.

 

"NOSOTROS ESTAREMOS HASTA QUE EL PÚBLICO DIGA QUE YA NO NOS QUIERE MÁS"

 

CH: Con ese ritmo de trabajo, ¿No tienes ganas de parar una temporada?

 

E.G: Sí, me apetece. Después lo echo de menos, tengo un poco de síndrome de Estocolmo. Estoy todo el rato durante cuatro meses con Samantha, Pepe, Jordi y todos los compañeros de MasterChef. Si un día me levanto y no estoy con ellos pienso en escribirles un mensaje a ver cómo están (ríe).

 

CH: ¿Cuándo termináis MasterChef?

 

E.G: Ya mismo. Estamos ya dando los últimos coletazos a la tercera temporada.

 

CH:¿Llevas bien lo de emitir los martes?

 

E.G: Es un día muy complicado. Competimos con El príncipe y con Allí abajo. Estamos encantados porque estamos aguantando muy bien. Cuando me dijeron que íbamos contra ellos pensé que nos íbamos a caer.

 

CH: Entonces habrá una cuarta temporada...

 

E.G: Creo que sí. Hasta que nos hagamos viejos (ríe). Creo que es un programa que está teniendo muy buena aceptación en el público. Nosotros estaremos hasta que el público diga que ya no nos quiere más. Le auguro una larga vida.

 

CH: Siempre has dicho que eres de cocina de supervivencia, ¿Has mejorado en este tiempo?

 

E.G: Según con lo que lo compares. Estoy rodeada todo el día de estrellas Michelín pero en mi casa no me pongo a hacer una esferificación. Hago un potaje de garbanzos. Soy mucho de cuchareo, me gustan mucho los guisos. Si me comparas con una estrella Michelín me caigo con todo el equipo, pero si me comparas con una persona normal pues me defiendo.

 

CH: ¿Sueles cocinar mucho en casa?

 

E.G: Cuando tengo tiempo. Cuando terminamos las grabaciones sí me gusta cocinar y aprovechar esos conocimientos que voy aprendiendo, pero me gusta más comer.

 

CH: ¿Se te ha educado el paladar en estos años?

 

E.G: Sí, muchísimo más. Veo la cocina de manera distinta, ahora me siento en un restaurante y al ver el plato pienso en cómo el cocinero ha pensado ese plato y en el trabajo que hay detrás en cocinas. Se ve de manera muy distinta.

 

CH: ¿Tanto trabajo no te hace perderte cosas bonitas? Como pasear de la mano con Cayetano o ser madre...

 

E.G: También lo hago (ríe). Ser madre llegara cuando tenga que llegar, ponernos nos ponemos. Ahora mismo con el ritmo de "MasterChef" es difícil. Tampoco es una necesidad que tenga ahora mismo, quiero ser madre pero ahora mismo no.

 

"CAYETANO ES NIÑERO, LE GUSTAN MUCHO LOS NIÑOS"

 

CH: ¿Ves a Cayetano como el padre de tus hijos?

 

E.G: Por supuesto, claro que sí.

 

CH: ¿Le apetece ser padre a él más que a ti?

 

E.G: Eso hay que preguntárselo a él. CH:¿Es niñero? E.G: Sí, es niñero, le gustan mucho los niños.

 

CH: ¿Te gustaría ser madrina del hijo de Francisco Rivera?

 

E.G: No creo que lo sea, además Cayetano es padrino de Tana. Siempre pienso que a los padrinos hay que hacerlos de fuera de la familia, es una manera de meter a alguien muy especial para ti en tu familia. Sus tíos siempre van a ser sus tíos.

 

CH: El otro día te vimos en los toros, ¿Te gusta ir o fuiste porque era un día especial para Cayetano?

 

E.G: Cuando puedo y me apetece voy. Esta vez fui porque era un día especial.

 

CH: ¿Lo pasas mejor dentro o fuera de la plaza?

 

E.G: Según el día. No sé decir. Las cosas de las emociones es todo muy subjetivo y depende del momento.

 

CH: ¿Cómo llevas su vuelta a los ruedos?

 

E.G: Como se puede (ríe). Lo conocí torero, ha sido un parón y sabía que en cualquier momento tomaría la decisión de volver porque era lo que él quería. Llevo bien su vuelta, apoyándolo