Eulen prevé facturar 2.250 millones en 2021 y descarta salir a Bolsa

La presidenta del Grupo Eulen, María José Álvarez

Rechaza la entrada de un CEO como piden sus hermanos 'díscolos' y asegura que David Álvarez dejó la firma en las "manos más solventes"

El Grupo Eulen, firma dedicada a ofrecer soluciones integrales a las empresas, prevé en su plan estratégico 2016-2021 incrementar sus ventas totales en un 50%, hasta alcanzar los 2.250 millones de euros al final del periodo, impulsado por el crecimiento de la compañía en Estados Unidos y Oriente Medio.


En concreto, la presidenta de la compañía María José Álvarez, en su primer año al frente de la empresa tras la muerte de su padre y fundador, David Álvarez, ha presentado las líneas maestras del plan estratégico, donde no se plantea la salida a Bolsa, descarta una ampliación de capital y rechaza fichar a un consejero delegado, como exigen sus hermanos 'díscolos'.

De hecho, Álvarez ha subrayado que la compañía se encuentra en "las manos más solventes", algo que su padre David Álvarez ha dejado claro en su testamento tras designarla como heredera universal para "velar por la continuidad del Grupo Eulen" y garantizar la estabilidad de la compañía.

"Soy una persona pacífica y no busco la guerra, pero me han enseñado a defender mis derechos. Voy a pelear hasta el último día, porque sé cuál es mi responsabilidad", ha recalcado Álvarez, respecto al conflicto familiar.

Respecto a la posibilidad de profesionalizar la gestión, con la presencia de un consejero delegado, como habían solicitado sus hermanos 'díscolos', ha reiterado que se siente "cómoda con su equipo".

"Me exigen un CEO de 40 años cuando ellos no lo tienen. Vamos a medirnos todos por el mismo rasero. Se ha constituido una sociedad en Inglaterra, donde han quitado el consejo, y los consejeros delegados tienen 61 años y 57 años", ha recordado.

Álvarez asegura que "no" tiene nada en contra de sus hermanos, aunque no le ha parecido "justa" esta petición de acuerdo, basándose en algo que ellos no están haciendo en El Enebro, que tiene el 40% de Eulen.

TRAS EL REPARTO DE LA HERENCIA CONTARÁ CON MÁS DEL 73% DE DAVAL

Por otro lado, la presidenta y administradora única de Eulen, que controla el 59,14% de la compañía a través de Daval Control, constituyéndola junto a su padre antes de morir éste, ha indicado que tras el reparto de la herencia de David Álvarez alcanzará más del 73% de Daval.

De esta forma, María José Álvarez ha explicado que le correspondería una séptima parte de la herencia legítima (4,44%), más una tercera parte de la mejora (31,05%) y otra tercera parte de libre disposición (31,05%), con lo que controlaría más del 73% de Daval, incluído el 6,83% del que ya dispone.

En el marco del plan estratégico, la compañía estima elevar sus ventas en España hasta los 1.510 millones de euros en 2021, frente a los 1.128 millones de euros de 2015, mientras que a nivel internacional apuesta por duplicar la facturación de 2015, hasta los 740 millones de euros en 2021.

80 MILLONES PARA COMPRAS

La presidenta del grupo, María José Álvarez, ha explicado que la firma se encuentra en una "sólida posición financiera" tras el saneamiento de cuentas, lo que le permitirá tanto el crecimiento natural del negocio a través del incremento de las ventas, como por medio de adquisiciones, para lo que la compañía dispone de 80 millones de euros para acometerlas.

Respecto a posibles compras y adquisiciones, María José Álvarez se ha mostrado prudente y ha explicado que el grupo prefiere comprar cuatro empresas mediadas a una grande y hacerlo en áreas geográficas donde no están presentes.

Álvarez ha subrayado que se ha llevado a cabo un "vuelco completo" a la gestión y se ha diseñado una "organización mucho más flexible, orientada al cliente, la tecnificación de servicios y a la formación".

La presidenta ha reiterado que Estados Unidos es un país muy importante para el grupo, donde tienen "mucho por hacer", al igual que Oriente Medio, sobre todo en Qatar y Abu Dhabi, donde ya han presentado ofertas para el metro de Qatar y para una cadena de hospitales de Abu Dhabi.

María José Álvarez ha explicado que entre los retos marcados figura mejorar la rentabilidad del grupo, manteniendo las líneas tradicionales del negocio, continuar con la transformación digital, homegeneizar y optimizar procesos para ser más eficiente, y mantener los aspectos diferenciadores.

La compañía ha elevado su patrimonio en el período 2010-2015 en 40 millones de euros y ha reducido su endeudamiento financiero neto en esos cinco años en más de un 50%, pasando de 127 millones de euros en 2010 a los 62 millones de euros en 2015.

Unas cifras que le han permitido acabar con un crecimiento de las ventas de 5,6% en 2015, mientras que estima terminar este ejercicio con un incremento del 6% en la facturación y que el resultado neto se eleve a un 50% para cerrar con un beneficio de 16 millones de euros.

Otra de las palancas de crecimiento de la compañía para el futuro es la alianza con la firma alemana Dussmann Group, con la que han constituido una sociedad que le permite llevar sus actividades a 29 países en cuatro continentes y que pretende "abarcar contratos globales para las grandes multinacionales".