Estudiantes y profesores de Física de la UVA visitan el laboratorio donde se ha descubierto el 'bosón de Higgs'

Un total de 45 estudiantes y 8 profesores del Grado de Física de la Universidad de Valladolid visitó a finales de septiembre el Centro Europeo de Investigación Nuclear (CERN) en Ginebra, instalaciones de gran reconocimiento mundial por ser en ellas donde ha tenido lugar el descubrimiento del 'bosón de Higgs'.

  

El CERN ha abierto sus puertas de forma excepcional -hace cinco años que no programaba una de estas visitas- a científicos y público en general para mostrar sus laboratorios y dar a conocer los experimentos que allí se realizan.

 

Las instalaciones del CERN se han hecho socialmente famosas sobre todo a partir de empezar a funcionar el denominado LHC, el gran colisionador de protones, un anillo de 27 kilómetros de longitud, a 100 metros bajo tierra, situado a las afueras de la localidad Suiza de Ginebra, en la frontera entre Francia y Suiza, y donde ha tenido lugar el descubrimiento del 'bosón de Higgs', la partícula que necesitaban los físicos para consolidar el modelo estándar de la materia conocida. Bien es cierto que el CERN alberga otros muchos aceleradores de partículas y laboratorios asociados y funciona desde los años 50.

 

Por todo ello, la Sección de Física de la Universidad de Valladolid organizó una visita a las instalaciones del CERN para los alumnos del grado en Física, en total 45 alumnos y ocho profesores que se desplazaron a Ginebra los días 28 y 29 de septiembre en un viaje con una importante carga académica.

 

Y es que estos estudiantes y docentes de la UVA han podido asistir a las explicaciones de los técnicos de los laboratorios de criogenia, donde se preparan los electroimanes del gran colisionador LHC; de superconductividad, el famoso e histórico sincrotón con el que el CERN inició sus actividades investigadoras; aceleradores de partículas de materia y antimateria operativos y en construcción; conferencias especializadas...

 

Además de las visitas a los laboratorios de superficie, lo más importante del itinerario fue la visita de los 53 integrantes del grupo a algunos de los experimentos denominados 'underground'.

 

Estos experimentos son los detectores instalados a lo largo del gran anillo del acelerador, a una profundidad de 100 metros bajo tierra y en cavidades, denominadas cavernas, de tamaño comparable casi al de una catedral.

 

Estas visitas fueron reservadas con anterioridad dado que se realizan bajo condiciones muy restrictivas impuestas por la organización. Dos de los detectores visitados, ATLAS y CMS, han sido precisamente los protagonistas de la noticia histórica del descubrimiento del 'bosón de Higgs', ya postulado de forma teórica por el Físico Peter Higgs en 1964 y que, con gran probabilidad, le valdrá el Nobel de Física que se anunciará el próximo 8 de octubre.

 

Con este viaje la Sección de Física intenta promover y hacer llegar a los alumnos la vanguardia de la investigación científica. Además, ha servido para que los estudiantes hayan recibido información y estímulo para acceder, en calidad de investigadores y en un futuro cercano, a este tipo de instalaciones, como ya es una realidad con algunos ex alumnos de la Universidad de Valladolid.