Este Baloncesto Valladolid nunca sorprende (66-111)

TRIBUNA

Jacob Pullen logró el récord de triples histórico en Liga, con un increíble 12/15, el día en el que el Barça logró su tercera victoria más amplia como visitante.

66 - CB Valladolid (12+13+18+23): Pozas (6), Martínez (4), Andjusic (11), Cvetinovic (2) y Jhonson (16) -cinco inicial- Haritopoulos (14), Drenovac (7), Villhjalmsson (2), Sinanovic (4) y Rowe.



111 - FC Barcelona (22+31+21+37): Huertas (8), Dorsey (7), Olesson (9), Lorbek (4) y Papanikolaou (6) -cinco inicial- Sada, Abrines (6), Todorovic, Hezonja (9), Lampe (17), Nachbar (3) y Pullen (42).



Árbitros: Jiménez, Pérez y Serrano.



Incidencias: Pabellón Pisuerga. 4.500 espectadores.

El FC Barcelona, con un Jacob Pullen estelar (42 puntos y un histórico 12/15 en triples), no encontró rival en el CB Valladolid al que doblegó por un contundente y rotundo 66-111 en un partido en el que los azulgrana jugaron cómodos y no necesitaron pisar a fondo el acelerador para llevarse el triunfo.



El técnico del equipo vallisoletano, Ricard Casas, había reconocido que ganar era misión casi imposible pero, al menos, aspiraba a impedir que a sus jugadores les "sacaran del partido" a las primeras de cambio y eso solo lo consiguió durante el primer cuarto, hasta que Lorbek y Huertas se desperezaron y dispararon el triunfo azulgrana en esta fase.



Bajo los tableros no había color, el físico portentoso de los catalanes se imponía en el rebote y las debilidades en ataque y, sobre todo, en defensa de los jugadores locales se fueron destapando lo que, traducido en el marcador, dejó unas cifras al finalizar el primer cuarto de 12-22.



Jugar con más energía y mantenerse más serios y organizados en defensa era lo que trataba de transmitir Casas a sus jugadores en los tiempos muertos pero el Barcelona, con un Jacob Pullen inspirado desde lejos, ya era un rodillo camino del descanso ante la inoperancia de su rival.



Ni en la zona ni desde el perímetro, el CB Valladolid era capaz de oponer resistencia. Así las cosas, al descanso el resultado era ya harto elocuente (25-53) para un Barcelona que solamente jugaba a medio gas. No le hacía falta más.



En la reanudación pocas cosas cambiaron, aunque con el griego Hiritopoulos tirando del carro el Valladolid aguantó mejor el tipo durante el tercer cuarto. Al final de esta fase el electrónico registraba un 43-74.

Sin embargo, la capacidad reboteadora de Dorsey y la dirección de Huertas, más los triples de Pullen, hasta alcanzar la histórica cifra de 12/15, superando el tope de Schmidt, acabaron por dar la puntilla al colista de la ACB, lastrado por su escaso acierto desde la línea de tres puntos. El resultado final (66-111) lo dice todo y resumen la aplastante superioridad visitante.

 

*Crónica y foto de ACB.com