"Estamos regalando los lechazos: es una vergüenza"

Mesa de Ovino de la Lonja de Salamanca (Foto: Chema Díez)

Clemente Moronta, vocal de la mesa de ovino de la Lonja de Salamanca, criticó el bajo precio del producto en origen. Lechazos y corderos, en un precio mínimo y pese a eso la venta no es buena.

"Estamos regalando los lechazos: es una vergüenza". Quizá se pueda decir más alto, pero difícilmente más claro. Clemente Moronta, vocal de la mesa de ovino de la Lonja de Salamanca 'escupió' en el debate de la mesa lo que todos piensan: la crisis galopante del sector del ovino que camina hacia unos precios más que incomprensibles.

 

Y, al menos por el momento, la situación no parece que vaya a mejorar. Tal es así que en la jornada de este 25 de noviembre, ganaderos y compradores hicieron hincapié en el mal momento que atraviesa el sector y que los precios ya no podían bajarse más porque eso no garantiza que el producto se venda. Hasta ahí ha llegado el sector...

 

En la ronda de cotizaciones, mismos comentarios por parte de los dos sectores con otras afirmaciones que profundizaban en lo mismo. "Estos precios están tirados", señalaba el ganadero Valentín Rubio.

 

Las cuatro categorías de lechazo repitieron su valor, mientras que los corderos bajaron 0,10 euros (de 15 a 19 kilos); 0,05 euros (de 19 a 23 kilos); y 0,10 euros (de 23 a 25 kilos), repitiendo el resto.

 

SOLO EL MAÍZ ROMPE LA ESTABILIDAD DE LOS CEREALES

 

Por otro lado, la mesa de cereales se desarrolló con la ya habitual discrepancia entre los agricultores y los compradores, que ven dos mercados distintos. Los primeros observan una tendencia alcista en las otras lonjas del país y en el mercado internacional, muy volátil durante toda la pasada semana. La otra parte ve un mercado más parado y con operaciones por debajo o al precio de Lonja.

 

Así las cosas, los productores demandaron una subida para todos los cereales de entre uno y dos euros, mientras que los compradores solicitaron repetición. En este caso (como en otros muchos), los agricultores tuvieron al enemigo en 'casa' porque el productor José Roque se alió con los compradores para pedir una repetición de los precios, como así fue en trigo, cebada, avena, centeno, paja, lentejas y garbanzos. Solo el maíz cotizó un euro al alza.