Esta ilusión óptica está triunfando en las redes sociales

Al poner una vía encima de la otra, Marc Settle se dio cuenta de la ilusión que ambas vías ofrecían. Puso dos vías curvas del mismo tamaño y longitud, una encima de la otra, y se dio cuenta de que la que estaba por encima parecía más pequeña.

Marc Settle estaba recogiendo las vías de tren de juguete de su hijo, como hacía todas las tardes. De repente, al poner una vía encima de la otra, se dio cuenta de la ilusión que ambas vías ofrecían. Puso dos vías curvas del mismo tamaño y longitud, una encima de la otra, y se dio cuenta de que la que estaba por encima parecía más pequeña.

 

Ni corto ni perezoso, se puso a grabar lo que había visto. Y este es el resultado, una ilusión óptica que te hace no creer lo que estás viendo: Todo tiene una explicación. En este caso, nos la da el psicólogo Joseph Jastrow, piscólogo estadounidense que descubrió y dio explicación a esta ilusión óptica en 1889. El efecto se produce porque realmente las dos vías de tren no están situadas justamente una debajo de la otra, sino que va siguiendo su lado oblicuo, con lo que la de abajo está desplazada hacia la derecha.

 

El efecto se acentúa también por el hecho de que el lado inferior sea más corto, ya que si comparamos directamente ambas vías, la de abajo parece más larga. Ahora bien, si le diéramos la vuelta a las dos vías, ¿qué es lo que ocurriría? Efectivamente, que la que se vería más pequeña es la de abajo, en vez de la de arriba. Como dirían Martes y Trece: “Es lo mismo, pero no es igual”.