Espargaró se deja medio mundial en la nueva victoria de Redding

El catalán no tuvo buen 'grip' durante la carrera y se vio relegado desde el principio a luchar por posiciones traseras.

El piloto británico de Moto2 Scott Redding (Kalex) ha vencido el Gran Premio de Gran Bretaña, duodécima prueba del Mundial, por delante del japones Takaaki Nakagami (Kalex) y del suizo Thomas Luthi (Suter), mientras que el español Pol Espargaró (Kalex) se dejó gran parte de sus opciones de ser campeón del mundo después de acabar en octava posición.

 

Fue un fin de semana perfecto para Redding en casa después de conseguir 'pole', victoria y de dar un paso muy importante en el Mundial. Todo eso ha conseguido en Silverstone el piloto británico. Es la segunda victoria en casa para Redding (la otra fue en el 2008, en Donington Park), pero la primera en Silverstone; un circuito en el que ningún compatriota suyo vencía desde el año 1986, cuando Ian Mcconnachie lo consiguió en la extinta categoría de 80cc.

 

Una felicidad que no puede compartir Pol Espargaró. El catalán no tuvo buen 'grip' durante la carrera y se vio relegado desde el principio a luchar por posiciones traseras. Se movió toda la carrera entre el octavo y el undécimo puesto, y finalmente tiró de casta ante los problemas y consiguió ser octavo. El pequeño de los Espargaró perdió 17 puntos con Redding y ya está a 38 con seis carreras por correr. Misión muy difícil pero Pol aún no tirará la toalla.

 

 Y es que hoy no era el día para el español. Espargaró no iba bien y Redding rodó como un tiro, liderando la carrera prácticamente de principio a fin. Cogió el liderato en la primera curva tras superar a Nakagami y solo el nipón fue capaz de usurparle el liderato durante un par de vueltas. Pero a cuatro del final, Nakagami cometió un pequeño error y Redding ya se quedaría con el primer puesto hasta la bandera a cuadros. 

 

El de Quedgeley trató de escaparse desde el principio pero no lo consiguió ya que el japonés y Luthi estuvieron a su rueda durante toda la carrera. Por momentos parecía que podía romper el trío de cabeza y en ocasiones la sensación era que cualquiera de los tres podía llevarse el gato al agua. Pero en las últimas vueltas, Nakagami y Luthi estuvieron más pendientes de su pugna por la segunda plaza que por la victoria y Redding no sufrió.

 

El mejor español en Silverstone fue Esteve Rabat. 'Tito' hizo una carrera como en él empieza a ser habitual. De menos a más, reservando ruedas y esperando su momento. Éste llegó en las últimas vueltas, cuando consiguió dar caza al trío de cabeza, pero en ningún momento consiguió meter rueda y acabó en una cuarta plaza que le afianza en la tercera posición del Mundial.