España supera hasta a los rivales inesperados para estar en cuartos

FIFA

Además de a una Kazajistán bien colocada en defensa, los de José Venancio tuvieron que sobreponerse a las bajas y a la pareja arbitral, que anuló un gol y expulsó a Lozano en una jugada en la que acabó lesionado.


 

Partido épico el que ha protagonizado esta madrugada de jueves 22 de septiembre la selección española en los octavos de final del Mundial de fútbol sala que se disputa en Colombia. Ante una buena Kazajistán, que sabía por dónde pasaban sus opciones y supo aprovecharlo -a medias-, España hizo su mejor partido en lo que va de campeonato para vencer 5-2 y sobreponerse a las decisiones arbitrales.

 

El partido cumplió en un principio lo que se esperaba. Kazajistán, entrenada por Cacau, es una de las selecciones más sorprendentes por la calidad individual de jugadores nacionalizados como los brasileños Leo y Douglas, pero sobre todo por su uso del juego de cinco con un portero, Higuita, que en vez de pierna tiene un cañón. Pero eso no impidió que Sergio Lozano, de falta, aclarase el camino para la bicampeona del mundo con el 1-0 en el minuto 3.

 

Poco duró la ventaja ya que Yassenamanov, antes de cumplir el 5', aprovechó un disparo de Higuita para, en el rechace, igualar. España dominaba, llevaba las riendas, pero Kazajistán estaba muy bien sobre la cancha y a pesar de los intentos de la Roja logró mantener el empate hasta el descanso.

 

En el segundo acto, de nuevo, pronto la balanza se inclinó a favor del combinado de Venancio López. Rivillos desbordó en el uno para uno en banda para servir a Bebe, que embocó. Parecía que a partir de ahí llegaría la tranquilidad, más aún cuando España gozaba de ocasiones más claras, pero la calidad de los kazajos les permitió que, en uno de los pocos desajustes defensivos de la Roja, Nurgozhin marcase el segundo, en el 31'.

 

Por fortuna para España el mismo protagonista fue quien introdujo el balón en su propia portería solo ocho segundos después. A partir de ahí aparecieron otros protagonistas que añadieron tensión al encuentro: los colegiados australiano e iraní. Cuando Kazajistán sumaba ya cinco faltas, ya que desde el principio decidió endurecer el juego, y España niguna en su casillero, empezaron a caer las infracciones del lado de la bicampeona.

 

Pero el momento álgido del partido llegó con el gol anulado a Lozano, el que podía ser el 4-2, por una supuesta falta previa de Raúl Campos. E, instantes después, es una desafortunada acción en la que a Sergio Lozano se le trabó la rodilla (la mala, donde ya ha tenido lesiones graves), el colegiado entendió que el español había fingido y le mostró la segunda amarilla cuando apenas quedaban tres minutos.

 

Lozano se retiró lesionado (se suma a la baja ya definitiva de José Ruiz para todo el torneo, y a la posible lesión de Aicardo que en los primeros minutos del partido sufrió un golpe que no le permitió jugar más) y a España la tocó defender con tres jugadores, ante los cuatro kazajos. El brillante trabajo de Pola hizo que no se encajse gol y que incluso Rivillos tuviese la opción de anotar en un doble penalti, detenido por Higuita.

 

Kazajistán, apremiado porque los dos minutos de superioridad llegaban a su fin, puso portero-jugador para atacar 5 contra 3. Y de nuevo España brilló. Un robo de Ortiz y el esprín de Raúl Campos para introducir a placer el balón a portería vacía supuso el 4-2 que a falta de un minuto y dos segundos prácticamente confirmaba que la bicampeona avanzaba de ronda. Miguelín, en los últimos instantes, certificó con el 5-2 el pase.

 

España jugará la madrugada del sábado frente a Rusia, otra de los 'cocos' del campeonato, en los cuartos de final. Pero el camino hacia el título parace un poco más despejado. No solo por el buen trabajo del equipo español ante Kazajistán, sino porque la favorita Brasil, la hipotética rival en semifinales, la pentacampeona del mundo, cayó eliminada en octavos por Irán, que se impuso en la tanda de penaltis.