España se queda sin ideas ante el 'mago' Parker

La selección española de baloncesto se quedó a las puertas de clasificarse para la final del Eurobasket tras perder ante Francia (72-75) en un partido que siempre tuvo bajo control, pero que cambió de signo en el tramo final -prórroga incluida- merced al 'todopoderoso' Tony Parker. El último tramo del conjunto español fue pésimo.

 

FICHA TÉCNICA

 

72 ESPAÑA: Rubio (2), Calderón (4), Fernández (17), Claver (3) y Gasol (19) --cinco inicial--; Rodríguez (11), Llull (6), San Emeterio (5), Mumbrú (-), Aguilar (3) y Rey (2).

 

75 FRANCIA: Parker (32), Gelabale (7), Batum (3), Diaw (8) y Ajinca (3) --cinco inicial--; Diot (10), De Colo (3), Kahudi (-), Pietrus (5), Petro (2) y Lauvergne (2).

 

PARCIALES: 18-14, 16-6, 15-23, 16-22. Prórroga: 7-10

 

ÁRBITROS: Belosevic (SRB), Latisevs (LET) y Javor (ESL). Eliminaron por faltas personales a Diaw (min.42) por parte de Francia.

 

PABELLÓN: Stozice Arena de Ljubljana.



 

De esta forma, el conjunto dirigido por Juan Antonio Orenga pierde la oportunidad de jugar su cuarta final continental consecutiva. Los pupilos de Vincent Collet, que regresan a la lucha por el oro, se medirán al combinado de Lituania, que eliminó a Croacia en la primera semifinal. Los croatas serán el rival de España en la lucha por el bronce.

 

Francia, que tantas veces había maldecido cruzarse con España en los grandes torneos, encontró por fin su revancha ante un conjunto de Juan Antonio Orenga que volvió a padecer el error que sembró dudas en sus opciones para la cita eslovena, la falta de resolución en finales ajustados.

 

Parker, una máquina de anotar todo el duelo (32 puntos), no halló oposición entre los diferentes defensores que trataron de reducirle y España acusó su poca clarividencia en los minutos finales del último cuarto y sobre todo en la prórroga, cinco minutos de agonía para sumar.

 

España dominó el ritmo la primera mitad, ahogó por completo las ideas de Francia, agarrada de urgencia a Parker y soñó con su cuarta final consecutiva. El 34-20 del descanso invitaba al optimismo, sobre todo porque el conjunto de Vincent Collet no fue capaz de exponer argumento positivo alguno salvo Parker (14 tantos a la media parte).

 

En la vigente campeona, Sergio Rodríguez volvía a sentirse a gusto y Marc Gasol lideraba un sistema defensivo colosal. Pero la reanudación cambió el tono del partido, la verdadera Francia acudiría buscando consumar su venganza.

 

Tras no anotar ningún triple en los primeros veinte minutos, 'les bleus' encontraron el aro gigante tras la reanudación. La lluvia de triples, unida al aumento de dureza defensiva --vital Florent Pietrus sobre Marc Gasol-- envuelto en una zona donde abundaban la actividad y las manos, frenaron en seco la fluidez de España.

 

Francia se enganchó al partido poco a poco, viviendo de Parker y el tiro de tres ante una España que comenzaba a mostrar signos de agotamiento. Los seis puntos de renta al término del tercer período derivaron en un final agónico (61-61 a tres minutos), posterior a un intercambio de antología.

 

El tercer alley-oop de la noche entre el 'Chacho' y Rudy Fernández --sensacional el balear la segunda mitad-- hacían contrapeso a Parker, todopoderoso en el ataque galo. Pero en el final el acierto fue eclipsado por los errores. Ni Sergio Rodríguez primero, ni Parker después, ni Calderón con posterior palmeo de Claver acertaron a definir. Y la prórroga fue cruel con España.

 

Nunca encontró forma de sumar en estático la selección, atrapada en la telaraña de intensidad francesa. Y al final Francia sí encontró el modo. Los cuatro puntos de desventaja con el que afrontaron los galos el final (67-71) fueron suficientes para tumbar finalmente a su pesadilla particular. Francia luchará por el oro contra Lituania y España deberá conformarse por pelear por un bronce que, sabiendo a poco por su pasado reciente, sigue siendo lugar de medalla.