España se enfrenta a un riesgo de sobrecapacidad productiva de coches

Las fábricas españolas de varias marcas podrían tener problemas si aumentan mucho su actividad según una encuesta anual de KPMG sobre automoción. Este peligro es mayor en países como Alemania, Francia, Estados Unidos y Japón.

Este estudio, que recoge las impresiones de directivos del sector del automóvil en todo el mundo, pone de manifiesto que existe una percepción de sobrecapacidad productiva en los mercados tradicionales en comparación con los países emergentes.

El texto indica que hay un "muy alto riesgo" de que se produzca este exceso de capacidad instalada de producción de vehículos en Estados Unidos, Japón y Europa, en contraste con otros países como Brasil, Rusia, India, China, Turquía o México. Seis de cada diez encuestados considera que la producción de automóviles en Europa se racionalizará y se trasladará a países emergentes.

Así, tres cuartas partes de los directivos encuestados opina que hay un riesgo "alto o muy alto" de sobrecapacidad en Alemania, Francia, Estados Unidos y Japón, y "ligeramente menor" en España y Corea del Sur. Así, el 68% de los participantes piensa que hay riesgo en España, una cifra superior en comparación con el 53%, registrado en 2013.

El documento indica que este aumento de la percepción de riesgo por sobrecapacidad se debe al aumento de la competitividad, así como a una guerra de precios y a las fusiones y alianzas estratégicas que se están llevando a cabo.

MOTORES MÁS EFICIENTES

Por otro lado, el 76% de los encuestados cree que la industria del automóvil debe centrarse en el desarrollo de motores más eficientes y de menor tamaño ('downsizing') a la hora de reducir el impacto sobre el medio ambiente.

No obstante, el 69% considera que la tecnología de pila de combustible será "crítica" para la movilidad del futuro, aunque el 46% piensa que las mayores inversiones en el desarrollo de motores hasta 2019 se concentrarán en la reducción del tamaño de los propulsores de combustión.

El 35% de los directivos opina que los automóviles híbridos enchufables concentrarán la mayor demanda de entre todos los vehículos electrificados hasta 2019, mientras que el 77% cree que los coches electrificados únicamente se popularizarán si los precios bajan y se expanden la red comercial, de posventa y servicio.

Así, el 71% considera que los incentivos públicos de los diferentes gobiernos serán una pieza clave para la expansión de este tipo de vehículos y el 52% cuenta con que se tardará entre seis y diez años en lograr que los automóviles eléctricos sean los más limpios y eficientes.

CRECIMIENTO ORGÁNICO

Por otro lado, el 85% de los directivos piensa que las empresas deben centrarse en el crecimiento orgánico de sus negocios más que en la formación de 'joint ventures' y alianzas con otras compañías del sector, mientras que tres cuartas partes opina que las mayores inversiones se concentrarán en las áreas de marketing y gestión de marca.

Según los datos recogidos en la encuesta, los fabricantes de automóviles que tienen más opciones de mantenerse en el futuro como compañías independientes son BMW, Volkswagen, Hyundai/Kia, así como Toyota y Tata Motors.

Además, el 71% piensa que los concesionarios 'online' jugarán un papel importante en el futuro, mientras que el 53% cree que los puntos de venta tradicionales representan un elemento clave de cara al éxito en el futuro.