Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

España se corona como reina del continente

La selección española de baloncesto se ha proclamado campeona de Europa por tercera vez en su historia tras batir a Lituania por un claro 80-63, en un partido dominado de principio a fin. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

80 ESPAÑA: Llull (12), Ribas (5), Rudy (11), Mirotic (8) y Gasol (25) --cinco inicial-- Claver (7) Sergio Rodríguez (4), Reyes (8), San Emeterio, Vives, Aguilar y Hernangómez.

 

63 LITUANIA: Kalnietis (13), Seibutis (13), Maciulis (8), Jankunas (3) y Valanciunas (10) --cinco inicial-- Kuzminskas (8), Lekavicius, Kavaliauskas (4), Milaknis (3) Gailius (1),Javtokas y Sabonis.

 

PARCIALES: 19-8, 22-25, 19-10 y 20-20.

 

ÁRBITROS: Lamonica (ITA), Ryzhyk (UKR) y Belosevic (SRB). Eliminaron por faltas a Valanciunas.

 

PABELLÓN: Pierre Mauroy de Lille.

España, campeona continental en 2009 y 2011, siempre bajo la dirección del técnico italiano, ha sido muy superior a su rival en la pelea por la medalla de oro y ha mandado en el marcador con diferencias por encima de los diez puntos durante casi todo el encuentro y controlar a unos lituanos demasiado erráticos y lastrados por sus fallos en el lanzamiento y sus pérdidas.

 

Como durante todo el torneo, el pívot catalán Pau Gasol ha sido el mejor jugador español del partido, firmando un gran 'doble-doble' con 25 puntos y 12 rebotes, y defendiendo a la perfección a la estrella de Lituana, Jonas Valanciunas, al que ha dejado en 10 puntos.

 

Después de verse apeada de su lugar en el Viejo Continente en el 2013 por Francia y tener que conformarse con un bronce en un denominado año de transición por la falta de las grandes figuras salvo Marc Gasol y tras una decepcionante Copa del Mundo en casa, donde se quedó en los cuartos de final, España superó con la mejor nota un torneo continental de doble importancia por repartir dos billetes olímpicos que fueron para los de Sergio Scariolo y para los de Jonas Kazlauskas.

 

Y el combinado nacional puso un broche de oro a un inicio lleno de suspense y dudas, pero con el mejor final posible, hace unos días quizás inesperado para muchos. Pero el equipo español sacó el carácter competitivo a la hora de la verdad, la de los cruces, donde fue 'devorando' a sus rivales hasta coronarse campeón, bajo la batuta de su líder, un Pau Gasol descomunal durante toda la cita, incluso en la final donde firmó un espectacular 'doble-doble' con 25 puntos y 12 rebotes y siendo inaccesible para los lituanos ni en ataque ni en defensa.

 

España firmó un comienzo abrumador. Como si siguiera metido en el partido del jueves ante Francia, su defensa enredó el ataque lituano, incapaz de encontrar ni posiciones fáciles para lanzar ni a Jonas Valanciunas, claramente perdedor en la primera toma de contacto con Pau Gasol. De este modo, los de Sergio Scariolo abrió la primera brecha en el marcador (8-2, min.3) y obligó a Jonas Kazlauskas a pedir ya tiempo muerto.

 

El parón de despertó a Lituania pero si a Pau Gasol. El de Sant Boi empezó a hacer daño en la zona y encadenó ocho puntos seguidos para amenazar ya seriamente en el marcador (19-6, min.8). Sin embargo, este buen momento de tuvo continuidad hasta el final del primer periodo, pero los actuales subcampeones, inmersos en un carrusel de pérdidas, no lo aprovecharon (19-8).

 

Además de Pau Gasol, la selección también tenía la buena noticia de la mejoría ofensiva de Rudy Fernández. El balear veía aro con más facilidad que en otros partidos y ponía al inicio del segundo cuarto una diferencia ya preocupante (27-12, min.13) para una Lituania donde sólo se salvaba Seibutis (6 puntos) y que sólo dominaba el rebote.

 

El 'Chacho' Rodríguez no terminaba de carburar y no daba su mejor medida en defensa ante Kalnietis, que intentaba mantener a los suyos en la final. Para frenar cualquier atisbo de reacción Scariolo decidía devolver la dirección del juego a Llull y una nueva aparición de Gasol permitía controlar el partido con cierta comodidad. Sin embargo, dos triples consecutivos de Seibutis y uno sobre la bocina de Maciulis devolvieron las opciones a Lituania al descanso (41-33).

 

LITUANIA NO APROVECHA LOS ATASCOS OFENSIVOS

 

España volvió a subir la intensidad defensiva en el tercer cuarto, el que habitualmente se atragantaba en la cita, y volvió a incomodar a su rival, que no encontró el tino exterior con el que había acabado el primer acto, pero que sobrevivía con su dominio reboteador. La superioridad y el dominio en el electrónico seguía siendo del combinado español, que no dejaba que los de Kazlauskas se acercasen peligrosamente,

 

Un triple de Pau Ribas puso de nuevo una distancia bastante demoledora entre ambos finalistas (52-35, min.25). Los lituanos aprovecharon las pérdidas de los de Sergio Scariolo para intentar seguir metidos en el partido, pero no hallaron nunca esa racha en ambos aros para intimidar realmente a la actual subcampeona olímpica que a falta de diez minutos rozaba el oro (60-43), y que solo tenía la mala noticia de la lesión de Rudy Fernández tras un duro golpe en un bloque de Jankunas.

 

De todos modos, sin la presencia de Pau Gasol en pista, el ataque se volvió a atascar y tardó tres minutos en anotar ante una Lituania dispuesta, como es habitual en su 'ADN', a dar hasta el último aliento. Esta sequía provocó la vuelta del catalán a la acción, cuya ausencia tampoco fue aprovechada por su rival para aproximarse y dar emoción al partido.

 

Con todo, España entró en el tramo final del encuentro con un margen para que el nerviosismo fuera para Lituania (64-51,min.35). A falta de ataque, la defensa mantuvo su nivel y un triple del 'jefe' del equipo, Pau Gasol, de nuevo a gran nivel y 'MVP' del torneo, finiquitó cualquier atisbo de remontada milagrosa y permitió vivir relajado el tercer oro continental de la historia, todos en los últimos seis años.


 

Noticias relacionadas