España podría tener ocho millones más de pobres en 2025

Intermón Oxfan cree que se llegará a esa situación si continúan aplicándose medidas de austeridad

Intermón Oxfam ha advertido de que, de continuar aplicando medidas de austeridad, España podría aumentar en 8 millones el número de personas que viven en situación de pobreza en el país hasta 2025, lo que supondría un tercio del aumento total de Europa en este plazo, según un estudio publicado por Intermón Oxfam que indica que la pobreza alcanzaría a 146 millones de personas en el continente, es decir, 25 millones más que en la actualidad.

 

Por ello, el director de campañas y estudios de la ONG, Jaime Atienza,  ha advertido de una "tendencia global" a la desigualdad que está alcanzando a la UE y a España y ha asegurado que, con las actuales políticas, "se camina hacia una Europa más injusta" y hacia una recuperación del sustrato social más lenta, que podría llevar décadas.

 

En este sentido, ha subrayado la evolución de la pobreza en España desde el inicio de la crisis, en 2008, hasta 2012, periodo en el que ha aumentado en 2,1 el número de personas que viven en situación de pobreza.

 

Este colectivo está formado por las personas que viven con menos del 60 por ciento de la renta media nacional (15.445 € al año) o que sufren privaciones en la alimentación, la vivienda, el empleo o en los niveles mínimos de bienestar, según ha detallado la responsable de estudios de Intermón, Teresa Cavero.

 

En caso de continuar con la tendencia de crecimiento exponencial de la pobreza, en los próximos doce años España incorporaría al colectivo de personas que viven en esta situación a 8 millones de ciudadanos más, según señala el informe.

 

Por otra parte, los portavoces de la organización han alertado del deterioro de los mecanismos de recuperación social y del deterioro de la democracia provocados por los recortes que, a su juicio, alargarán y dificultarán el proceso de recuperación  y que están acentuando la desigualdad entre las capas más altas de la sociedad y quienes viven en situación de exclusión.

 

Así, han señalado que, en 2011, el 10 por ciento de los más ricos de Europa obtenían el 24 por ciento de los ingresos totales de la UE, mientras que el 10 por ciento más pobre podía acceder únicamente al 3 por ciento, de acuerdo con la evolución que, según han sostenido, se está produciendo. En 2025 estas cifras se ampliarían hasta ganar los ricos 18 veces más que los pobres de la unión.

 

Además, Cavero ha advertido del crecimiento del fenómeno de la "pobreza activa" en España que, a su juicio, es una de las "consecuencias" de la reforma laboral llevada a cabo por el Gobierno el año pasado. Según ha explicado, este colectivo estaría formado por personas que, a pesar de trabajar, "no reciben la remuneración suficiente para poder vivir".

 

En este sentido, ha asegurado que la "flexibilidad del empleo" que buscaba la reforma únicamente ha conseguido la creación de empleos precarios "y que quienes trabajan nunca lleguen a salir de la pobreza" .

 

Por todo ello, la organización ha pedido al Gobierno español y a los mandatarios europeos que detengan las medidas de austeridad que, según ha indicado, "ya dieron malos resultados en los 80 y en los 90 cuando se aplicaron en América Latina y Sudáfrica" y que invierta en crecimiento económico, creación de empleo y en reactivar el gasto de capital.

 

De forma paralela, ha solicitado que se protejan los presupuestos de ayuda al desarrollo y que se invierta en los servicios públicos, entre los que ha destacado la sanidad y la educación, así como los sistemas de protección social.

 

En tercer lugar, ha señalado la necesidad de reformar el sistema fiscal para aplicar impuestos sobre la acumulación de riquezas y tasas sobre las transacciones financieras. En este sentido, también han destacado la importancia de combatir la evasión y elusión fiscal a través de medidas que mejoren la transparencia y el intercambio de información y de leyes internacionales que obliguen también a los paraísos fiscales.

 

Por último, han indicado que, para garantizar una adecuada recuperación tan pronto como se retome la vía del crecimiento económico, es necesario "fortalecer los elementos de la democracia institucional", a través del fomento de la participación de todos los actores en los procesos democráticos, la mejora de la transparencia y la mejora de la democracia en el ámbito laboral.

 

En este sentido, han subrayado que, de acuerdo con los resultados de un informe realizado por Metroscopia para la ONG, la mayoría de los españoles estarían dispuestos a realizar voluntariados, hacer donaciones económicas o a rechazar empleos en negro para ayudar a combatir la desigualdad, pero, en cambio, más de la mitad no estaría dispuesta a pagar más impuestos.

 

Esto se debe, según ha destacado la responsable del estudio, Violeta Asiego, a la desconfianza de los españoles en el uso de sus impuestos para combatir la pobreza. De hecho, ha recordado que 1 de cada 3 euros de los presupuestos del Estado se destinan al pago de la deuda española.

 

Atienza ha recordado que Intermón interviene únicamente "en aquellos lugares donde se están cometiendo injusticias y donde se producen situaciones de pobreza", por lo ha asegurado que el objetivo del estudio presentado por la organización tiene únicamente la intención de "analizar rigurosamente" y "alzar la voz" sobre la realidad doméstica de España y de Europa donde ha indicado que se está consolidando "la tendencia global hacia una mayor desigualdad".