España no da concesiones a Chile (37-16) y suma su tercera victoria en Catar

La selección española de balonmano ha sumado su tercera victoria en el Mundial después de derrotar sin problemas por un contundente 37-16 a la 'cenicienta' del Grupo A, Chile. La campeona olvida los apuros sufridos ante Bielorrusia y Brasil, aunque le ha costado arrancar y ha seguido sin ofrecer el máximo de las posibilidades que se le presuponen.

ESPAÑA - 37

CHILE - 16

 

ESPAÑA: Pérez de Vargas, Rocas (3), Maqueda (1), Andreu (4), Entrerríos (1), García (4) y Ugalde (6) -siete inicial-; Morros, Guardiola (1), Cañellas, Tomás (4), Dujshebaev (4), Aginagalde (1), Chema Rodríguez (1) y Rivera (7, 3 de p).

 

CHILE: Oliva, Jofré (2), Frelijj (3), Caniu (1), E.Salinas, R. Salinas y Oneto (2) --siete inicial--; Salazar, Callejas (1), Del Río, Reyes (1), Díaz (1), Araya (3, 2 de p), Ceballos (1), Moll (1) y Barrientos (ps).

 

PARCIALES CADA CINCO MINUTOS: 0-1, 3-1, 6-3, 8-5, 10-6, 14-7 (descanso) 19-8, 23-9, 27-11, 32-12, 33-15 y 37-16.

 

ÁRBITROS: S.Lee y B.Koo (COR). Excluyeron a Cañellas, Andreu y Rocas, por España; y a Díaz, por Chile.

 

PABELLÓN: Lusail Multipurpose Hall.

La selección española de balonmano sumó su tercera victoria en el Mundial que se está celebrando en Catar hasta el 1 de febrero después de derrotar sin problemas por un contundente 37-16 a la 'cenicienta' del Grupo A, Chile, aunque la actual campeona sigue sin arrancar al máximo de sus posibilidades.

 

El rival y el escaso ambiente 'enfriaron' a los de Manolo Cadenas, a los que les costó arrancar en el encuentro y que no firmaron una buena primera parte ante un combinado chileno, sin argumentos para inquietar a una España que pudo firmar un triunfo sin sustos después de haber sufrido algo más frente a Bielorrusia y Brasil.

 

De todos modos, la segunda parte dejó mejores sensaciones a un equipo en el que el seleccionador continúa repartiendo adecuadamente los minutos para tener a todos los más frescos posibles para cuando lleguen los partidos decisivos. En este sentido, Juan Andreu pudo debutar en el torneo, dando aire a Julen Aginagalde, mientras que Chema Rodríguez pudo jugar pese a sus problemas físicos. Joan Cañellas y Raúl Entrerríos no llegaron a los diez minutos jugados.

 

La selección española no comenzó del todo bien, pero su mayor potencial le bastó para ir por delante en el marcador. Chile no sabía atacar con tino el 6-0 de los de Cadenas, muy firme, y cuando lo logró superar durante el partido, se topó con un acertado Gonzalo Pérez de Vargas, encargado de defender la portería todo el choque que cerró con un buen 18/34.

 

 

SALIDA EN TROMBA EN LA SEGUNDA PARTE

 

Sin embargo, las numerosas pérdidas de España, muchas motivadas por cierta falta de tensión, impidieron que se viese una gran brecha en el marcador hasta el tramo final, curiosamente cuando la doble campeona mundial sufrió una inferioridad. Un parcial de 4-1 cerró la superioridad española en la primera mitad (14-7).

 

Pero los 'Hispanos' volvieron a la pista con una marcha más. Si en el primer cuarto de hora de partido habían logrado seis goles, en el mismo tiempo tras la reanudación ya habían anotado 14 y finiquitado el encuentro (28-11), olvidando los errores en forma de pérdidas de los primeros 30 minutos.

 

Los de Manolo Cadenas no bajaron su intensidad en el centro de la defensa pese a lo abultado del marcador y Pérez de Vargas continuó concentrado en portería, lo que permitió a los españoles poder correr el contragolpe (16/18), lo que más les gusta. Chile no opuso resistencia a la superioridad de su rival, que sólo se volvió a relajar al final.