España hace frente a la primera ola de frío de 2015 con nevadas generalizadas

Un total de 41 provincias estarán en alerta por fuerte oleaje, lluvias, nevadas, frío y viento.

La primera ola de frío del año llegará este 18 de enero a España acompañada de nevadas generalizadas en casi todo el país, incluyendo Madrid capital, donde la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha activado la alerta amarilla ante la previsión de una acumulación de nieve de 15 centímetros en la Sierra y de 4 en el área metropolitana y Henares, sur, vegas y oeste de la región.

  

Un total de 41 provincias estarán en alerta por fuerte oleaje, lluvias, nevadas, frío y viento. En concreto, se ha decretado aviso amarillo por nieve en Almería, Granada, Jaén, Huesca, Teruel, Zaragoza, Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Toledo, Ávila, Burgos,  Salamanca, Segovia, Soria, Valladolid, Zamora, Madrid, Alicante, Castellón, Valencia, Cáceres, Lugo, Orense, La Rioja y Guipúzcoa; y en Cantabria, León, Palencia, Navarra, Álava y Asturias se ha decretado el aviso naranja.

  

La AEMET ha activado el aviso amarillo por olas Cádiz, Huelva, Cantabria, Asturias y Lugo, así como el aviso naranja en Pontevedra y A Coruña.

  

Asimismo, estarán en alerta amarilla por lluvias y viento las provincias de Cádiz, Huelva y Sevilla, ante la previsión de rachas de viento que pueden alcanzar los 80 kilómetros por hora. Además, la AEMET mantendrá activa la alerta amarilla por frío en Mallorca, Girona y Lleida, con temperaturas mínimas que pueden alcanzar los -6ºC.

  

El cielo estará nuboso o cubierto con precipitaciones generalizadas en la mayor parte de la Península, aunque en el extremo oriental, al igual que en Baleares, la nubosidad será algo menor y las precipitaciones más débiles y menos probables. Serán más intensas, en cambio, en el suroeste peninsular, donde pueden ser localmente fuertes e ir acompañadas de tormenta. En Canarias, el cielo estará nuboso en el norte de las islas, con posibilidad de alguna lluvia débil, y poco nuboso en el sur.

  

La cota de nieve se situará en los 600/1.000 metros, salvo en el sur, donde estará en los 1.000/1.500 metros, y en Baleares en torno a 1.000 metros.

  

Respecto a las temperaturas, las diurnas irán en descenso en buena parte del interior peninsular, y con pocos cambios en el resto. En cambio, las nocturnas irán en ascenso en la mitad oeste peninsular. Se esperan además heladas en amplias zonas del interior de la peninsular, más intensas en los Pirineos.

  

Por último, el viento soplará de componente sur girando a componente norte en la mitad oeste peninsular, con intervalos de fuerte en el litoral de Galicia, el Cantábrico y Andalucía occidental. Habrá viento del suroeste en la zona de Levante y Baleares, con intervalos de fuerte en el Ampurdán. En canarias, el viento soplará moderado con intervalos fuertes de componente norte.