España, el tercer país de la UE que detecta más productos peligrosos

España es el tercer país de la Unión Europea que detectó y retiró del mercado un mayor número de productos no alimentarios peligrosos para la salud o la seguridad (un total de 254 notificaciones, el 11% del total) el año pasado.

Por delante de España sólo están Hungría (278 notificaciones, el 12%) y Alemania (259 notificaciones, el 11%) y por detrás se sitúan Bulgaria (191 notificaciones, el 8%) y Reino Unido (142 notificaciones, el 6%). Entre estos cinco países suman el 48% de las notificaciones al sistema RAPEX.

Si se incluyen las acciones de seguimiento en el conjunto de alertas, Espaañ es el país más activo (458 alertas), por delante de Hungría (377 alertas) y Alemania (361 alertas).

En 2013 se detectaron en la UE un total de 2.364 productos peligrosos, cifra que supone un aumento del 3,8% respecto al año anterior. En la mayoría de los casos, estos artículos se prohíben y se retiran del mercado o se rechazan en las aduanas.

La mayoría de los productos peligrosos detectados el año pasado fueron ropa, textiles y productos de moda (el 25%), juguetes (25%), aparatos eléctricos (9%), vehículos (7%) y cosméticos (4%). En el caso de España, los juguetes se sitúan en primera posición.

Los riesgos más frecuentes identificados son la posibilidad de heridas (23%), contaminación química (20%), asfixia (14%), electrocución (12%) o estrangulación (9%).

China (incluyendo Hong Kong) era el país de origen del 64% de los productos peligrosos interceptados. No obstante, también hay artículos con origen en Europa, incluyendo 55 productos de Alemania (2%), 42 productos de Italia (2%) y 31 de Bulgaria (1%).