España asume su rol sin Sancho pero con un osado ejército de Quijotes

Foto: FEB

España inicia este jueves el Eurobasket con un doble objetivo: Estar entre los cinco primeros que dan opción a acudir a los Juegos y subirse al cajón como en seis de las últimas siete ediciones. Falta Sancho Lyttle pero sobran argumentos y 'Quijotes' para intentarlo. 

 

EL EUROBASKET EN FECHAS

 

 

SOPRON (HUNGRIA)

11/06: Lituania - ESPAÑA (19:00h)

13/06: ESPAÑA - Eslovaquia (16:30h)

14/06: Hungría - ESPAÑA (19:00h)

15/06:  ESPAÑA - Suecia (16:30h)

 

GYOR (HUNGRIA)

SEGUNDA FASE del 18 al 22 de Junio

 

BUDAPEST (HUNGRIA)

CUARTOS: 24 y 25 de junio

SEMIFINALES: 26 de junio

FINALES: 28 de junio

 

 

Si hay una selección que ha dominado el baloncesto femenino europeo en el siglo XXI esa es la española. Desde 2001 sólo ha bajado del podium en el Eurobasket celebrado en 2011 y sus participaciones se resumen en medalla de bronce en 2001, 2003, 2005 y 2009, plata en 2007 y oro en 2013. Aquel primer puesto logrado en Francia coronó definitivamente al baloncesto femenino español que un año después era plata en el Mundial tan sólo superado por ese equipo extraterrestre que reúne EE.UU. 

 

España ha dejado de ser 'ese equipo de bajitas' que plantan cara hasta la extenuación pero al final sucumben ante los gigantes, ante los molinos de viento, para convertirse por méritos propios en candidata a las medallas allá donde se presenta. Aunque es algo con lo que convive en los últimos años, quizás esa es una de las dificultades que España debe superar en el Eurobasket que inicia en Hungría. Gestionar la condición de favorita y de equipo al que todos quieren batir.

 

El conjunto que dirige Lucas Mondelo parte con un doble objetivo en Hungría. Estar entre las cinco mejores selecciones -con la posibilidad de jugar el Pre-olimpico-, y si es posible alcanzar el podio -ser primeras le daría la clasificación directa para Río-. La meta está clara y también que el camino no será fácil. De hecho muchas de las internacionales ahora citadas vivieron en carne propia lo que puede ocasionar el exceso de confianza. En Polonia 2011 la derrota en la segunda fase dejó a España sin opción de estar entre las cinco primeras y sin los Juegos de Londres cuando se hablaba de la mejor selección de la historia. "Estamos aquí porque queremos ir a Río", anunciaba la capitana Laia Palau en el día previo a su partida. Convicción. 

 

La ausencia de Sancho Lyttle, la jugadora más determinante que haya tenido nunca España, es un problema a considerar. "Nos faltará nuestra Pau Gasol", decía Lucas Mondelo que, a cambio, sí que cuenta con 'su Ricky Rubio, su 'Chacho', su Navarro, su Rudy o su Felipe'. Tener a Laia Palau, Silvia Domínguez, Alba Torrens, Marta Xargay o Laura Nicholls, entre otras, es una garantía de competitividad con la que cuentan pocas selecciones.

 

No está Sancho pero sí todo un ejército de Quijotes preparadas para batirse con cualquier molino de viento. 

 

Para un interior en el que se mantienen fijas Laura Nicholls, Laura Gil y Luci Pascua, el lugar de Lyttle lo ocupa Astou Ndour en la que será su primera gran cita internacional con la selección absoluta -en categorías inferiores ha sido la gran dominadora de los últimos años-. También es novedad la presencia de Laura Herrera para completar un interior en el que se vislumbran muchas rotaciones. 

 

Alba Torrens (Foto: FEB)

 

Y es que España tendrá que jugar más en equipo que nunca y las pívots tendrán que aguantar el ritmo que ponga sobre la pista un juego exterior cuya versatilidad y dinamismo es difícil encontrar en cualquier otra selección. Al frente de todas ellas habría que situar a Alba Torrens, considerada por muchos como la mejor alero de toda Europa. Si hay una palabra que puede definir su juego es la de magia y si la magia funciona, la selección, seguro, estará entre las que pugnan por estar arriba. 

 

Junto a ella llamadas a tirar del carro estarán las Silvia Domínguez, Anna Cruz, Nuria Martínez y, sobre todo, la capitana Laia Palau y la multiusos Marta Xargay. Las cinco pueden dirigir el juego, las cinco saben repartir, las cinco anotan desde el exterior y ofrecen numerosas combinaciones a la dirección de Mondelo. Junto a ellas Leticia Romero, la tercera debutante. La última en llegar pero cuyo descaro sobre la pista define a la perfección el ADN sobre el que se ha construido esta selección. "Cuando nos hacen caso, respondemos", proclamaba Palau. Llega el momento, tienen toda nuestra atención.

 

Marta Xargay, la internacional de España capaz de jugar hasta en cuatro posiciones

 

Noticias relacionadas