¿Es Valladolid ciudad para ciclistas? Problemas y retos de la movilidad sostenible

La Asamblea Ciclista y los concejales Luis Vélez y María Sánchez ponen nota a la circulación de bicicletas por la ciudad y analizan las reformas para hacer que el tráfico en Valladolid esté pacificado y sea más saludable.

"Eso pasa a diario. Cada día tenemos un percance, no de caída, pero sí alguien que te pita, que te adelanta justito cuando podía hacerlo bien, y si le haces un gesto con la mano te saca el dedo por la ventanilla. O te insulta". Este es el testimonio de Guillermo Puerta, miembro de la Asamblea Ciclista de Valladolid. Y si bien deja claro que esta es la anécdota y que "igual de cada cien coches que te adelantan en ciudad, 95 lo hacen bien", lo cierto es que estas conductas siguen presentes.

 

¿Qué nota saca Valladolid en movilidad ciclista? Es la pregunta que intentamos resolver. ¿Es nuestra ciudad segura para usar la bicicleta como medio de transporte? ¿Cuáles son las ventajas? ¿Qué retos hay que superar para mejorar la convivencia entre peatones, ciclistas y conductores de vehículos a motor? Reunimos a los usuarios, al concejal de Movilidad en el Ayuntamiento de Valladolid Luis Vélez, y a la concejala de Medio Ambiente María Sánchez, para intentar descubrir qué se puede mejorar en la forma de moverse por la ciudad.

 

"Las infraestructuras están inconexas y no había una línea que favoreciera la movilidad ciclista. Se hacen aparcamientos subterráneos en el centro y el coche puede acceder sin traba a cualquier punto de la ciudad. Al no haber una red de carriles bici, ni una normativa que ponga traba al coche, la bicicleta queda aparcada. Somos pocos, los más débiles, y apartados" explica Guillermo Puerta, en un viaje a los orígenes para entender en qué punto se encuentra ahora Valladolid. 

 

El primer éxito que se apuntaron los ciclistas en la ciudad fue la aprobación de la ordenanza de movilidad al final del último mandato de León de la Riva, tras 20 años de insistencia. "Con eso conseguimos que se nos visibilice como vehículo. Podemos ir por el centro del carril, algo imprescindible porque sino te oblgiaban a ir por la derecha que es la parte más peligrosa -analiza Puerta-, pero ese avance a nivel de legislación tiene que ir acompañado de una pacificación del tráfico, algo que pedimos y que el anterior equipo de gobierno consideraba una locura".

 

PROYECTO PILOTO PARA FAVORECER LA MOVILIDAD

 

Entre las reclamaciones concretas que realiza la Asamblea Ciclista para mejorar la seguridad en la ciudad destaca una: creación de ciclocarriles. "Son carreteras compartidas entre bicicletas y el resto de vehículos, con prioridad a las bicicletas y la velocidad máxima limitada a 30 km/h" defiende Puerta, que matiza para cada caso: "Si la calle tiene dos carriles en la misma dirección, el de la derecha sería un ciclocarril y el de la izquierda se mantendría a 50 km/h, un ejemplo es la calle López Gómez".

 

"Tenemos en marcha un proyecto, que sacaremos a licitación en breve, para instarurar los ciclocarriles y las ciclovías. Abarcará algo más de un kilómetro y atravesará todo el centro de la ciudad" adelanta Luis Ángel Vélez, concejal de Seguridad y Movilidad en el Ayuntamiento de Valladolid. "Por otro lado, en el puente del Poniente incoporaremos un carril bici con ensanñamiento de las aceras y reducción de tres a dos carriles de calzada, y en breve sacaremos a licitación la compra, con un presupuesto de 30.000 euros, de nuevos aparcamientos de bicicletas, que hay mucha necesidad en la ciudad. Por parte de urbanismo hay en marcha un proyecto para mejorar algunos tramos de carril bici y la conexión de alguno de ellos, que también se va a ejecutar, en principio, este año" resume el concejal, asumiendo de esta forma las reivindicaciones principales que hacen los usuarios de bicicleta de la ciudad.

 

María Sánchez, en la sede de Valladolid Toma la Palabra. DANIEL ÁLVAREZ

 

¿Pensarán los conductores de vehículo a motor que limitar a 30km/h el centro ralentizará el tráfico? Responde María Sánchez, concejala de Medio Ambiente en el Ayuntamiento: "Entendemos que cuantas más facilidades des para que otros tipos de transporte alternativo y medioambientalmente sostenible tengan más hueco, se reducirá la utilización del vehículo a motor. Para que la gente tenga hábitos de movilidad sostenible hay que ponérselo fácil desde las administraciones"

 

UNA CIUDAD FÁCIL Y SEGURA

 

Con la creación de esos ciclocarriles se cubrirá una buena parte de las demandas de los ciclistas, que también piden líneas de detención adelantadas en los semáforos ("lo vamos a hacer, se ejecutará también este año, en el proyecto, también lo han pedido los moteros", dice Vélez) y la supresión de las aceras-bici ya que la Asamblea Ciclista pide que "todos los carriles para ciclistas sean a nivel de calzada, las aceras-bici restan espacio al peatón, como pasa en la calle Colón".

 

No obstante, todas las partes coinciden en señalar que Valladolid no es una ciudad peligrosa para circular en bicicleta. "El miedo es libre, pero consideramos que en general ir por la calzada con la bicicleta no es peligroso, aunque puede resultar difícil para determinadas personas en vías rápidas" señala Puerta, y coincide María Sánchez: "El problema es cuando empiezas. Cuando no estás acostumbrado te encuentras inseguro al ir entre los coches, que te adelanten cerca, no sabes muy bien dónde colocarte... por eso asociaciones como la Asamblea ciclista dan consejos para que el usuario vaya adquiriendo seguridad".

 

Precisamente para esas personas, la Asamblea sí considera la creación de una infraestructura adecuada. "Son útiles cuando la gente está empezando" dice Puerta, y añade Sánchez: "Es una solución pero a día de hoy muchos no están conectados, es una labor que tiene que salir adelante durante este mandato". Y no solo eso, sino además facilitar la conexión entre los carriles y el transporte público, ya que ahora mismo, en el verano de 2016, está prohibido introducir bicicletas en los autobuses y estos tampoco cuentan con cestas para poder cargar los vechículos sostenibles.

 

UN CAMBIO DE MENTALIDAD PROGRESIVA

 

Es innegable que la bicicleta está ganando relevancia como medio de transporte, en comunión con una cada vez más creciente preocupación por el cuidado del medio ambiente y la salud personal. También crece el respeto que se tiene por los ciclistas, o así lo entienden desde la Asamblea al considerar que "ha habido un incremento en el uso, y si cada vez hay más usuarios también crece el número de gente que tiene amigos o familiares que usa la bicicleta, que te cuenta sus problemas, y así se va concienciando".

 

Holanda es la 'Meca' de la mentalidad ciclista. En la foto, aparcamiento en la Universidad de Delft. En España, Sevilla, San Sebastían y Vitoria son ejemplos. DANIEL ÁLVAREZ

 

"Hay que intentar cambiar la cultura y la mentalidad, y eso no se hace de un día para otro. Hay que tomar medidas progresivas y sin provocar demasiado ruido, no soy partidario de prohibir sino de educar y concienciar, y que los ciudadanos vayan a medios de movilidad más sostenibles. Se van dando pasos y se va a ver en los próximos años" defiende Luis Vélez. Una concienciación que desde la Asamblea entienden que se debe hacer en las colegios, y con lo que María Sánchez, que trabaja junto con diversas organizaciones en este sentido en el marco de la Agenda Local 21, está de acuerdo: "Se está haciendo un plan que pretende ser ambicioso de educación ambiental, que abarca este y muchos más puntos. Hay talleres de educación ambiental en los colegios pero el presupuesto que había era muy bajo".

 

El uso de la bicicleta contribuye a mejorar la calidad del aire en la ciudad (en el último informe de Ecologistas en Acción sobre esto Valladolid no sale mal parada ya que no rebasa los límites legales, y en pocas ocasiones supera los que recomienda la Organización Mundial de la Salud) y por tanto eso revierte en la salud de las personas, algo sobre lo que, según considera Sánchez, hay que avanzar: "Creo que la gente no es consciente del daño que produce la contaminación en la salud, cada vez hay más problemas respiratorios que afectan sobre todo a la gente mayor y a los niños y niñas. Afortunadamente Valladolid no estamos en los índices de Madrid, pero para que eso no ocurra hay que prevenir y avanzar".

 

VALLADOLID, "APROBADO RASPADO"

 

Tras analizar el pasado, presente y futuro de la movilidad en bicicleta, los protagonistas puntúan del 1 al 10 cómo consideran de adaptada, de peligrosa, la ciudad para transportarse sobre dos ruedas, siendo 1 lo peor y 10 la villa ideal. "Pongo un cinco, aprueba pero muy raspados, queda un amplio margen de mejora" asigna Guillermo Puerto, quien además recuerda que en su web hay un ciclo mapa abierto para que los ciudadanos añadan puntos de interés para los ciclistas, y donde vienen recogidas los puntos de préstamo del servicio municipal de bicicletas, algo que valoran muy positivamente desde la Asamblea y el Ayuntamiento.

 

Con un punto más pero la misma reflexión, María Sánchez y Luis Vélez otorgan un 6 a la ciudad, confiados también en que medidas como la Semana de la Movilidad, que en 2015 restringió la almendra central al tráfico, sirvan para acostumbrar a todos los usuarios de las calzadas -conductores, ciclistas y peatones- a convivir pacíficamente y así contribuir a hacer de Valladolid una ciudad más sostenible.