¿Es siempre el rostro el espejo del alma? No, aunque lo parezca

Al 87 por ciento de los españoles le preocupa que su rostro dé la impresión de estar triste o enfadado, cuando en realidad no lo está, y nueve de cada diez aseguran que alguna vez les han dicho "Pareces cansado" cuando en realidad se sentían bien, según el estudio 'Let your face do the talking', realizado por Allergan en varios países europeos, entre ellos España, y presentados durante la mesa redonda 'Tu rostro habla de ti'.

 

Asimismo, el 77 por ciento reconoce que se juzga a la gente de manera errónea simplemente por la expresión facial y ocho de cada diez revelan que les inquieta que hagan un juicio equivocado de su personalidad basándose sólo en su cara.

 

"La imagen que tenemos de nosotros mismos puede afectar a nuestra seguridad y confianza hasta el punto de generar patologías y condicionar nuestro comportamiento. Si no estamos satisfechos con nuestra apariencia podemos tener pensamientos negativos que lleguen incluso a bloquearnos. Por ello, es importante sentirse a gusto con la imagen que proyectamos y es clave para lograr el éxito a nivel laboral, social y de pareja", ha comentado la psicóloga especializada en inteligencia emocional, Silvia Álava.

 

A partir de los 30-35 años aparecen los primeros signos de edad y, por tanto, las arrugas, las ojeras y la flacidez provocada por la pérdida de volumen facial, lo que hace que las personas parezcan más tristes o cansadas.

 

'SELFIE' CON LOS AMIGOS

 

Por otra parte, según el trabajo, hasta un 76 por ciento de los españoles (por encima de la media europea) reconoce que, cuando está con los amigos y se hacen un 'selfie', los gestos y las expresiones faciales son tan importantes que repiten las fotos poniendo la cámara en diferentes ángulos para salir bien y transmitir una cosa u otra.

 

Asimismo, casi nueve de cada diez (89%) admite que, a menudo, cuando se encuentra con más gente en una sala o en una reunión, realiza gestos con el rostro como sonreír o guiñar un ojo a alguna persona para enviar una sensación positiva.

 

También un 59 por ciento asegura que a menudo practica sus expresiones faciales en privado delante de un espejo antes de acudir a un evento. Pero, sin duda, una entrevista de trabajo y una cita son las dos situaciones clave en las que los españoles confiesan que sus facciones faciales juegan un papel más importante.

 

Con el fin de mejorar el aspecto general de su rostro, los españoles reconocen que invertirían dinero en un blanqueamiento dental (43%), un peeling facial (40%) o que acudirían a los rellenos dérmicos (26%). Sin embargo, cuando se les muestra una imagen con las zonas de la cara que se pueden tratar con ácido hialurónico, aumenta la predisposición a querer utilizarlos.

 

En concreto, en España lo más solicitado sería: la zona bajo los ojos (59%), las patas de gallo y las líneas nasolabiales (56%), las arrugas de la frente y el entrecejo (54%), los labios (51%) y las líneas alrededor de la boca y bajo la nariz (46%).