“Es el momento de disfrutar de esta Feria del Libro aquí, en el corazón de Castilla”

El filólogo Alberto Gómez Font, segundos antes de su pregón en la Feria del Libro de Valladolid. J.P.

El filólogo Alberto Gómez Font fue el encargado de dar el pregón en la 48 edición de la Feria del Libro de Valladolid con un discurso titulado 'Castellano, español y americano'.

Un veterano de guerra para dar el pistoletazo de salida a la batalla del conocimiento que tendrá lugar desde este viernes hasta el 3 de marzo. Alberto Gómez Font, filólogo y excoordinador general de la Fundación del Español Urgente con su mismo nombre, tuvo el “honor” de abrir con su pregón ‘Castellano, español y americano’ la 48 edición de la Feria del Libro de Valladolid. Y es que Gómez Font quiso zanjar en su discurso la polémica existente entre las nomenclaturas de castellano, español y americano para este idioma.

 

“Disfrutemos juntos, aquí, en el corazón de Castilla de esta feria de libros escritos en castellano, en español, en americano y en puro castilla”, concluyó el sermón ante un público atento y respetuoso congregado en el Auditorio de la Plaza del Milenio, un claro mensaje. Pero antes hubo ‘más que palabras’ para darse a entender.

 

“Me toca meterme en un lío y lanzarles una pregunta: ¿Qué les parece el castellano, español o americano que hablo yo? ¿Puedo afirmar que hablo bien mi lengua? ¿Y en qué variedad de las muchas existentes estoy dirigiéndome a ustedes?”. Por cierto que lo más llamativo de la situación, hablando de lenguaje, era el intérprete de lengua de signos que iba traduciendo para las personas sordas.

 

La cuestión es que el filólogo quiso hacer un recorrido por los lugares donde, supuestamente, mejor se habla español. “No tengo la suerte de haber nacido en la Isla del Hierro, ni en el Perú, ni en la ciudad de Loja en Ecuador, ni en Colombia, ni en Madrid... ni en Valladolid. Menciono esos puntos del mapa del español porque he dado con ellos buscando información sobre dónde se habla mejor nuestra lengua”.

 

El público, como si el filólogo se tratase de un libro abierto, no dejaba de prestar atención. Mientras el sol comenzaba a caer en Valladolid y daba unos colores especiales a la Plaza del Milenio, iba quedando patente que el arranque de esta Feria del Libro tenía un tinte mágico.

 

“Más allá de los discutibles niveles de pureza lingüística de unas zonas u otras, lo que sí que parece cierto es que Valladolid en particular, y Castilla y León en general, es una zona muy apropiada para aprender la lengua de Cervantes, aunque esto no significa que se hable mejor o peor. La ventaja de estas tierras es que sus hablantes son muy claros desde el punto de vista fonético y eso hace más fácilmente comprensible el mensaje”, siguió Gómez Font, justo antes de, esta vez sí, soltar su mensaje preparado.

 

“Disfrutemos juntos, aquí, en el corazón de Castilla de esta feria de libros escritos en castellano, en español, en americano y en puro castilla. Y espero que mi castellano les haya resultado casi tan bueno como el de Valladolid”. Los aplausos consiguientes hicieron pensar que así era.