Entre 'Sergios' anda el juego

El Real Madrid de Laso vence cómodamente al Partizán pese a un flojo inicio y con las bajas de Draper y Carroll sin suplir; de momento, la cantera, protagonista.

 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

REAL MADRID: Llull (19), Rudy Fernández (6), Darden (5), Mirotic (4) y Bourousis (6) --cinco inicial--; Sergio Rodríguez (19), Reyes (9), Mejri (4), Slaughter (3), Díez (4), Martín (-) y Barreiro (1).

  

PARTIZAN BELGRADO: Bogdanovic (10), Kinsey (6), Tepic (2), Lauvergne (9) y Milutinov (8) --cinco inicial--; Pavlovic (10), Dallo (-), Gagic (2), Musli (8), Andric (2) y Bezbradica (-).

 

PARCIALES: 22-17, 24-20, 15-13, 19-17

 

ÁRBITROS: Lamonica (ITA), Maestre (FRA) y Kowalski (POL). Eliminado por faltas Milutinov en el Partizan.

  

PABELLÓN: Palacio de Deportes. 11.298 espectadores.

El Real Madrid liquidó (80-57) a un débil Partizan de Belgrado este viernes para sumar la séptima victoria en el 'Top 16' de la Euroliga y seguir así en lo alto del Grupo F, junto al CSKA Moscú, tras ocho jornadas, ésta última casi de trámite en el Palacio de los Deportes bajo la dirección y acierto de Sergio Llull y el 'Chacho' Rodríguez, que rompieron el marcador en favor de los blancos ya en la primera mitad.

 

De un 0-11 de inicio, la primera parte terminó con 46-27 en el marcador. Los de Pablo Laso se tomaron la licencia de comenzar sin la tensión recomendada, algo que contra otro rival podría haber pasado factura pero contra los colistas del grupo no fue un obstáculo difícil de superar.
 

 

El conjunto visitante se encontró quizá con el arranque soñado, pero dos triples de Llull y otro de Rudy pusieron las cosas en su sitio en seguida. El Partizan se desinfló pronto, se atascó en ataque, perdiendo balones y cometiendo faltas innecesarias, y se dedicó a verlas venir desde el segundo cuarto.

  

El Madrid sumó una nueva exhibición en el inexpugnable Palacio ante una afición entregada y acostumbrada al espectáculo. Esta vez, el 'show' tuvo como actores principales a 'los Sergios', que con 24 puntos entre los dos rompieron el partido antes del descanso. Con un poco más de acierto de Rudy el duelo hubiese cogido cariz de desmadre anotador como la semana pasada ante Zalgiris Kaunas. Para eso quedaba la segunda mitad, pero el Madrid prefirió dosificar.

  

A medio gas y con Rudy reclamando los focos que en la primera mitad le negaron un aro rebelde, el Madrid controló el marcador gustándose y corriendo por el parqué a la carta. El 'Chacho' y Llull completaron su gran partido y Pablo Laso pudo dar buenos minutos a Dani Díez y los últimos a Jonathan Barreiro y Alberto Martín. En ataque, el Partizan no contó ni siquiera con la referencia de Bogdan Bogdanovic y, sin las ideas claras, terminó alimentando las carreras y acciones de galería de los locales.

  

Sin sudar, la máquina blanca respondió al triunfo horas antes del CSKA Moscú sobre el Lokomotiv Kuban, para seguir manejando un grupo que todo indica se jugarán --madrileños y moscovitas-- liderar en solitario en el enfrentamiento entre ambos el próximo 20 de marzo en el Palacio de los Deportes.