Entre 30.000 y 100.000 personas en España, en riesgo de "juego patológico"

El estudio también incide en la disminución del juego con la crisis y en un descenso en los jugadores online en el último año.

Las personas en España en riesgo de "juego patológico" oscilan en una horquilla de entre 30.000 y 100.000 individuos, según las cifras estimadas de la Fundación Codere, que sitúa esta cantidad en porcentajes de 0,1% a 0,4% del total de la población de 18 a 75 años.


Este dato está recogido en el VI Informe 'Percepción social sobre el juego de azar en España', elaborado junto al Instituto de Política y Gobernanza de la Universidad Carlos III de Madrid. Para llegar a esta cantidad de usuarios, se ha trabajado con una muestra localizada por teléfono y se han comparado los datos con otros países empleando diversas metodologías internacionales.

El responsable de este estudio y profesor de Sociología en la UC3M, José Antonio Gómez, ha asegurado que, con esta cifra, se demuestra que "no hay un problema social" de juego en España, a pesar de que haya un número "relativamente elevado" de personas que reconocen jugar.

"La sociedad española no está inmersa en la ludopatía y el actual consumo del juego no supone un problema patológico", afirma el informe. Además, compara esta cifra --únicamente referida al juego presencial-- con otros países, quedando por debajo de aquellos con los índices más bajos como Suecia, Nueva Zelanda, Alemania o Noruega.

En cualquier caso, el porcentaje de españoles que reconocen jugar alcanza el 80%, si bien Gómez ha matizado que gran parte de la culpa de esta cantidad responde a los que participan en el Gordo de Navidad --22 millones de personas--.

Asimismo, el estudio también incide en la disminución del juego con la crisis, "desmitificando" la creencia contraria, según ha explicado el presidente de Codere, José Ignacio Cases. De hecho, el estudio resalta casos como los de los jugadores entrevistados que tuvieron problemas en el pago de su hipoteca (2,7%), los que tuvieron retrasos en el pago de servicios (3,2%) y los que tuvieron retrasos en el pago de sus compras (1,2%) el último año, que destinaron recursos "ínfimos" al juego.

En este caso, el dinero destinado a este sector queda para "fechas señaladas y en grandes sorteos". "Los hogares con problemas económicos buscan el golpe de suerte para salir del problema con sorteos como el de la Lotería Nacional o el Euromillones, no acuden por ejemplo al Bingo", ha aseverado Cases.

Otra cifra que destaca este trabajo es el descenso en el juego online respecto a anteriores estudios. Así, de las 650.000 personas que declararon haber jugado online en 2014, se ha pasado las 240.000 que confirman estar registrada en una página de juego online.

"La cifra que obteníamos en otros años era muy alta respecto a las ofrecidas por la Dirección del Juego, y ahora sabemos que es debido a que muchas de las personas consultadas únicamente entraban en estas webs para curiosear y, si perdían, no regresaban", ha asegurado Gómez.

"ENVIDIA PREVENTIVA" EN EL 'GORDO'

Por otra parte, una de las conclusiones es que la atracción de los jóvenes al juego se vincula fundamentalmente con su 'sobreexposición' a Internet. Asimismo, frente a la idea de que el impulso al juego viene derivado de esta pretensión de 'ganar dinero', el estudio indica que las distintas modalidades llevan implícita "una motivación propia", como "el deseo de la fortuna" de la Lotería o las motivaciones de sociabilidad del bingo.

Uno de los casos principales resaltados por Gómez ha sido el de la Lotería de Navidad, donde el impulso que lleva a los españoles a la compra viene motivado por lo que se ha llamado "envidia preventiva", cuya presión social mueve incluso a los no jugadores a la compra.

Además, la edad media del jugador online ha aumentado, situándose el último año cerca del 55% los jugadores mayores de 35 años. Entre las razones que señala este estudio destaca el hecho de que el paro juvenil reduce el dinero que los jóvenes dedican al ocio en general y especialmente al juego; además, fundamentalmente, se apunta a una cierta "maduración" del perfil sociológico del jugador y al descenso de jugadores inmigrantes en los últimos años.

PIERDE PRESENCIA EL PÓQUER ONLINE

En el último año, destaca el dinamismo de las apuestas deportivas presenciales que han experimentado un importante crecimiento del 25%, hasta alcanzar 1,2 millones de apostantes, originado -fundamentalmente- por la apertura de nuevos mercados regulados en España y por un consumo mayoritariamente de jóvenes (movidos por su interés y atracción por los deportes).

Por último, la modalidad online se sitúa a la cabeza de las actividades más demandadas en este ámbito (57,6%), seguido por los juegos de casino (28,8%) o el bingo (21,3%). Otras modalidades como el póquer online, que tuvieron un gran impulso en años anteriores, han perdido usuarios en España, disminuyendo desde 2012 en 5,3 puntos en póquer rooms y torneos de pago y en 1,9 puntos, apostando en cada mano.