Endesa cifra en 313 millones el impacto de las medidas "retroactivas y discriminatorias" de 2012

Sede De Endesa
La eléctrica cree que los últimos decretos sí van en la buena dirección y confía en la ausencia de déficit tarifario en 2013


MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

Endesa cifra en 313 millones de euros el impacto de las medidas regulatorias aprobadas durante el ejercicio 2012 y considera que estas decisiones no solo fueron "discriminatorias" con las eléctricas tradicionales, sino que también incluyeron en el caso del recorte a la distribución elementos "retroactivos" y mermas hasta niveles inferiores a la "rentabilidad razonable".

En todo caso, la compañía considera en una presentación ante analistas que las medidas regulatorias aprobadas en 2013 "van en la dirección correcta" y expresa su confianza en que el déficit de tarifa sea cero durante el presente ejercicio.

Para Endesa, es necesaria la "contribución del Estado" a la resolución del desfase en las cuentas del sistema eléctrico, mediante la asunción de los costes extrapeninsulares y la articulación del préstamo extraordinario de 2.200 millones.

Al mismo tiempo, el proceso de titulización de la deuda eléctrica en los mercados también resulta "clave" para garantizar la sostenibilidad del sistema, señala la compañía presidida por Borja Prado.

El fondo de la deuda eléctrica ya ha colocado 13.600 millones del déficit de tarifa transferidos inicialmente por las eléctricas, y ha recibido otros 7.000 millones para su titulización.

Sobre las medidas regulatorias de 2012, Endesa cifra en 300 millones el impacto sobre sus cuentas del real decreto de marzo en el que se recortaron la retribución al transporte y otras partidas como los pagos por capacidad o los incentivos al carbón.

A este importe se suma el de 100 millones correspondiente a la disminución en la retribución a la generación en las islas y en el transporte incluida en el real decreto ley 20/2012.

ELÉCTRICA "PENALIZADA".

"Se ha vuelto a penalizar a la generación convencional en lugar de aliviar su actual situación crítica", afirma la compañía, que asegura que las plantas de carbón ya se ven obligadas a operar a pérdida.

Al margen de estos recortes, los nuevos impuestos eléctricos en vigor a partir de enero de 2013 tendrán un impacto de cerca de 900 millones de euros, si bien la eléctrica podrá trasladar parte de su incidencia al mercado y, con ello, al consumidor final.