Encuentran un nuevo enterramiento en la necrópolis del yacimiento de Almenara-Puras

La Diputación pone fin al Campo de Trabajo del yacimiento arqueológico de Almenara-Puras con el nuevo hallazgo de un enterramiento perteneciente a los siglos IV o V D.C.

 Este miércoles  el equipo de profesores del Departamento de Anatomía y Radiología de la Universidad de Valladolid, junto a las directoras de la intervención arqueológica Margarita Sánchez y Carmen García Merino, han extraído el último hallazgo, que se encontró ayer martes.

  

Se trata del esqueleto, probablemente de un varón, muerto a una edad aproximada de 20 años, según revelan los primeros indicios observados durante el transcurso de la excavación por los profesores Pastor y Barbosa.

  

Sin duda esta última es una tumba singular por las peculiaridades detectadas en la forma del enterramiento, una fosa grande, mayor que el espacio necesario para depositar el ataúd, que fue cubierta con una "losa" hecha con mortero de cal y arena y, en su interior, el mencionado varón en posición de decúbito supino.

  

Junto a su pierna derecha sus familiares depositaron el ajuar compuesto en este caso por una cajita cilíndrica de plomo y una pieza alargada de hierro. El féretro de madera se ha identificado perfectamente gracias a los clavos y grapas de hierro que aún se conservaban en su posición original.

 

TRABAJO DE 10 ALUMNOS

  

Con este último hallazgo se da por finalizado el I Campo de Trabajo de Arqueología en el Museo de las Villas Romanas, propiedad de la Diputación de Valladolid  realizado en colaboración con la Universidad de Valladolid y en el que han desarrollado labores de excavación 10 alumnos de tercer curso de Grado de Historia procedentes de Valladolid, Palencia y Segovia.

  

Tras más de 15 días de trabajo en la zona del Parque Infantil Tematizado los resultados han sido "altamente satisfactorios", según ha reconocido la Diputación.

  

Si el descubrimiento de "Encarnita" en la primavera de 2010 supuso el primer indicio de la existencia de una necrópolis, el hallazgo estos días atrás de cuatro tumbas más, "es un magnífico colofón" a la campaña desarrollada por alumnos de la Universidad de Valladolid y "un acicate para futuras investigaciones".

  

A lo largo de estos días se ha excavado un área de más de 100 metros cuadrados y una valoración inicial de los resultados científicos indica que se ha intervenido en un sector marginal del cementerio, en su borde más oriental, y que este se prolonga hacia el oeste.

  

Este tipo de necrópolis romanas se organizan en calles; en el caso de la de Almenara-Puras se han identificado tres en sentido E-W y en cada una han aparecido tumbas.

  

La primera fue la de un niño de corta edad, quizás 6 ó 7 años por la dentición conservada; aunque no tenía ajuar se sabe que se le enterró con el calzado pues son numerosas las tachuelas que aparecieron a los pies. Cercana estaba la de una mujer junto a cuya pierna derecha había un cuenco de vidrio de color verdoso. En la calle intermedia el varón descubierto en el día de ayer y en la última, la más meridional, nuevamente otra mujer enterrada junto a una pulsera y un huso de hilar; también se identificaron las tachuelas de su calzado.