"En ningún momento hablé de homosexuales porque nunca utilizo esa palabra"

El obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, aclara sus palabras de hace un año durante la Homilía del Viernes Santo.

"En ningún momento hablé de homosexuales porque nunca utilizo esa palabra", ha asegurado el obispo de Alcalá de Henares y presidente de la Subcomisión Episcopal de Familia y Vida de la Conferencia Episcopal Española, Juan Antonio Reig Pla, preguntado por la homilía que pronunció el Viernes Santo de hace un año.

  

Así lo ha indicado durante la presentación del Encuentro Internacional por la Vida que se celebrará este fin de semana en la Universidad San Pablo CEU y que organiza la Provincia Eclesiástica de Madrid, con la colaboración de Human Life International y la asociación Spei Mater.

  

Reig Pla ha precisado que en su homilía habló de niños que "llevados por ideologías pueden dudar de su condición, de su identidad sexual y que a veces pueden llevar a que uno pruebe si es de una manera o de otra y probando pueden llegar incluso a prostituirse" y ha añadido que se refería a "casos concretos que conoce personalmente". "La prostitución existe y los niños llegan a ser utilizados por otros, eso existe en Madrid", ha afirmado.

 

Asimismo, ha indicado que habló de empresarios, de "personas que para ganar estatus en su empleo pueden entrar en relaciones sexuales con sus jefes para promoverse" y de otros temas, pero que cada uno de los ejemplos que puso eran casos conocidos por él mismo que quiso proponer en la homilía "nunca para denunciar a las personas" sino para subrayar que la Iglesia "mira con cariño a todas esas personas y les quiere expresar la misericordia de Dios".

  

En este sentido, ha afirmado que la Iglesia Católica "no se permite entrar en juicio de personas" y que, cuando se trata de enjuiciar, siguen las palabras de Jesús: 'No juzguéis y no seréis juzgados'. "Miramos siempre a la persona con un cariño particular, siempre, sea quien sea esté en la situación en que se encuentre", ha concretado.

  

"Todavía hoy, después de un año, empecinarse en que yo dije lo que no dije y negar la realidad de los hechos conocidos personalmente por mí es un empecinamiento o una batalla política para desautorizar la voz del obispo", ha remarcado.

  

Además, ha explicado que, si nunca utiliza la palabra 'homosexual' es porque está compuesta por 'homo' que significa 'igual' y 'sexual', que viene del latín y significa 'diferente', y considera que "unir en la misma palabra igualdad y diferencia es ya una batalla política, no cultural".