En la programación española, si el audímetro lo aprueba, "todo vale"

La "Telebasura".
Un negocio que se rige por la ley de la oferta y la demanda, las estadísticas de la audiencia; la programación se centra en temas que la gente consume, un generoso despliegue de sexo y violencia acompañado de amplios detalles.

La televisión, sin duda alguna, podría convertirse en el medio de comunicación más eficaz a la hora de llegar a un público masivo. Podría también convertirse en un medio para aumentar el nivel cultural y moral de la humanidad…si, es cierto, solamente si difundiera más programas que enseñen a educar a las personas, a modificar hábitos dañinos, a criar a los niños, a ayudar a las parejas con sus problemas, a guiar a los jóvenes, a entusiasmarnos con el conocimiento…pero, parece que no están por la labor.

 

Es cierto que además de ser un medio informativo, uno de los usos que más se dan a la programación televisiva es el entretenimiento. Es posible dramatizar los contenidos teóricos que se desean difundir, pudiendo ser de esta forma accesibles y atractivos para la mayoría, pero claro, para esto se necesita inteligencia y sobre todo creatividad, y esto no existe en la gente mediocre como la que abunda en los medios.

 

En la televisión por cable se esta intentando el cambio y se puede comprobar que ya hay una cantidad saludable de programas útiles que están ayudando a muchas personas con sus problemas. Aunque la mayoría de los canales, siguen invirtiendo un dineral en una programación denominada “telebasura”. El único fin con el que se realiza este tipo de programación es la obtención de grandes ganancias.

 

El problema no está en medir la "natural" tendencia de nuestros empresarios de la televisión hacia los espacios basura, el verdadero problema está en saber con cierta precisión por qué estos espacios basura de producción nacional son muy superiores a los del resto de los países que nos rodean.

 

Pero los telespectadores españoles podemos decir y lo repetimos otra vez que no es cierto que las pantallas generalistas de Europa produzcan y emitan el mismo nivel de “telebasura” que actualmente emiten las televisiones españolas.

 

Es más, ciertos programas de Antena 3 y Telecinco, empresas que dirigen dos linces audiovisuales italianos (Paolo Vasile y Maurizio Carlotti) tendrían serios problemas de censura en la Italia de la televisión berlusconiana, factoría de la que proceden, y no solamente en horarios de protección infantil, donde el famoso código de autorregulación se cumple a rajatabla.

 

ALGUIEN QUE NOS SUPERA

 

Si lo miramos por otro lado, no estamos tan mal, dado al tipo de programación que podemos encontrar en cadenas de televisión norteamericanas, donde existen realitiys espeluznantes, jamás soñados en España. ¿Por qué sucede esto? Estados Unidos emite vía terrestre, en cadenas como ABC, CBS, NBC o Fox, pero no controla ni regula las emisiones por cable o vía satélite.

 

LA ESPERANZA ES LO ÚLTIMO QUE SE PIERDE

 

En definitiva, la única esperanza contra esta invasión creciente de la “telebasura” española, es que las nuevas maneras emergentes de ver la televisión por otro tipo de pantallas como Internet, móvil, cable, satélite, etc, fueran sin la obligación del prime time, y acabar de una vez por todas con la tiranía del audímetro y liquidar definitivamente el potente mito de “La Televisión”.

 

¿Tú que opinas?