Empresarios familiares tratan en una jornada en Valladolid los "dilemas" que afrontan estas compañías

La jornada, organizada en colaboración con CaixaBank y Garrigues, ha contado con la participación de cerca de 40 directivos y responsables de empresas familiares.

Alrededor de 40 empresarios familiares de Castilla y León han participado este miércoles en un desayuno organizado por Empresa Familiar Castilla y León en el que se ha analizado y buscado respuestas a los "principales dilemas" a los que enfrentan actualmente este tipo de compañías.

 

La jornada, organizada en colaboración con CaixaBank y Garrigues, ha contado con la participación de cerca de 40 directivos y responsables de empresas familiares de Castilla y León y ha sido inaugurada por el director comercial de Empresas de CaixaBank en Castilla y León, José Luis Larriu, quien señaló que el principal reto de esta entidad es favorecer la competitividad y longevidad de sus clientes.

 

Así, ha indicado que para ello "es necesario que las empresas tomen decisiones aunque se equivoquen" porque, según precisó, "la única decisión que no hay que tomar es no hacer nada".

 

A continuación tomó la palabra el socio responsable del Departamento de Consultoría de Empresa Familiar de Garrigues, Manuel Pavón, quien fue el encargado de conducir el seminario y recordó que actualmente alrededor del 70 por ciento de las familias empresarias están en el tránsito de primera a segunda generación, un relevo generacional que puede durar de 10 a 15 años y en el que se pueden generar choques entre familia, empresa y patrimonio.

 

En este sentido, señaló que "precisamente los dilemas en las empresas familiares se producen fundamentalmente cuando conviven dos generaciones con diferencias de criterios, lo que lleva a diferentes formas de soluciones".

 

No obstante, advirtió de que considera "preciso" adoptar "cuanto antes" esas soluciones ya que, a su juicio, "el paso del tiempo es muy mal compañero cuando los problemas están ahí".

 

Pavón concretó en seis los dilemas a los que deben hacer frente las empresas familiares, como la prioridad de la familia o de la empresa; "seguir o jubilarse", "líder familiar o un profesional no familiar", repartir las acciones en función del compromiso o esfuerzo o por la condición de miembros de la familia, "retribución por ser de la familia o por la capacidad" y "crecer o vender", cuya solución fue abordada a través de casos prácticos por los participantes en este seminario.